MOTOR

El libro de ruta castiga a Alonso

Alonso y Marc Coma, después del abandono, en la zona del campamento. /  TOYOTA
Alonso y Marc Coma, después del abandono, en la zona del campamento. / TOYOTA

El asturiano abandona en la tercera etapa del Rally de Marruecos, ganada por Sainz, y hoy decidirán desde Toyota si sale o no, aunque sea sin competir

D. SÁNCHEZ DE CASTRO

Pinchazos, llantas rotas, polvo, problemas de navegación. y este lunes una zanja. Si Fernando Alonso y Marc Coma aún tienen ganas de enrolarse en el Dakar, no será porque su participación en el Rally de Marruecos esté siendo cómoda. Sólo la jornada del domingo fue razonablemente tranquila, porque ayer ni siquiera pudo completar el día.

La tercera etapa del Rally de Marruecos se acabó para la dupla Alonso-Coma en el kilómetro 75 de la primera parte de la especial del día. El piloto de Fórmula 1 y el veterano exmotard del Dakar se encontraron con un socavón, donde cayeron sin poder evitar el golpe. El accidente les hizo romper la suspensión delantera del Toyota Hilux. Media hora después consiguieron salir de la zanja, pero con el coche notablemente dañado, lo que derivó en un irremediable abandono, aunque con los pilotos en perfecto estado físico.

Un abandono, por el momento, de la etapa, si bien este mismo martes decidirán si siguen en carrera o no para la cuarta etapa, aunque sea sin competir.

No es casual que varios pilotos encallaran en el mismo punto, y no es que hubiera un problema en ese punto que no apareciera en el libro de ruta. Es que este se entregó solo cinco minutos antes de la salida. Esta es una de las novedades del próximo Dakar que estrena el Rally de Marruecos, que no solo sirve de laboratorio para los pilotos y equipos, sino también para la organización. David Castera, nuevo director de la prueba, ha apostado por esta pequeña 'trampa' para los competidores: no entregar el libro de ruta hasta que están cinco minutos para que arranquen, obligando a los copilotos y a los propios pilotos a estar mucho más atentos a lo que tienen delante y primando así la navegación sobre el resto. Esos cinco minutos se aumentan hasta los 15 para los pilotos de motos.

Alonso se mostraba apesadumbrado a través de sus redes sociales, e incluso apuntaba a que esa zanja ni siquiera aparecía en el libro de ruta, aunque se lo hubieran entregado tarde. «No ha sido el día que esperábamos. A los 75 kilómetros de la etapa hemos pasado por una gran zanja no señalada en el 'road book', dañando junto a otros tres coches de los diez primeros la suspensión. Después, afortunadamente, fue cerrada esa zona para evitar más problemas a la gente que llegaba por detrás. Ahora intentamos reparar y mañana a por un día limpio», se lamentaba. Dicho por él mismo: todo lo que sea acumular kilómetros será buena noticia para su experiencia si quiere finalmente competir en el Dakar y por eso cifra en un 99% sus posibilidades de salir hoy.

El accidente fue fuerte y serio, contado por él mismo. «Había una zanja bastante profunda, como hecha recientemente por una excavadora, y cuando llegamos saltamos, impactamos fuerte », relató Alonso, al que no le gustó el experimento del 'road book'. «Ruedo con una calma increíble, y aun así, con o sin experiencia, de esto no te libras. Han volcado más, así que la cosa no es por experiencia, sino que la etapa no estaba bien», señaló en clara alusión a la organización.

Carlos Sainz fue el ganador final del día, pese a que el líder Nasser Al-Attiyah aparecía inicialmente como el vencedor.