El taller de los sueños

El equipo Llanes Motorsport, recuperado después de una década, ha llevado al piloto Miguel Fuster a proclamarse campeón de España de rallys de asfalto por sexta vez

El Ford Fiesta R5 del campeón Miguel Fuster, en el taller llanisco, a su regreso del último rally en Madrid. /Juan Llaca
El Ford Fiesta R5 del campeón Miguel Fuster, en el taller llanisco, a su regreso del último rally en Madrid. / Juan Llaca
Hugo Velasco
HUGO VELASCOGijón

Es bien sabido por todos los aficionados al mundo del motor que Llanes es una de las localidades asturianas donde con mayor pasión se viven las pruebas automovilísticas. Son muchos los jóvenes que iniciaron su pasión por la gasolina colaborando en la organización de una de las citas más emblemáticas del calendario nacional, el Rally Villa de Llanes, que tuvo a su gran propulsor en el ya desaparecido Jesús Manuel Peña Ibáñez.

Del sueño y la ilusión de un grupo de aquellos pequeños aficionados, que portaban un chaleco, en algunos casos más grande que ellos, y un silbato para dirigir los diferentes coches en los parques cerrados de la prueba llanisca, revivió casi una década después, cual Ave Fénix de sus cenizas, la estructura Llanes Motorsport.

De aquel equipo que compitió a finales de la década de los noventa y comienzos del nuevo siglo se mantiene una de las figuras más importantes, la de Aquilino Sánchez, quien forma, junto a Adrián Amieva y Félix Fernández, los pilares básicos de una estructura que tiene su centro neurálgico en San Roque del Acebal, a escasos metros de donde inicialmente se fundó, donde se sitúa la nave en la que los mecánicos cuidan y miman de las monturas del equipo.

Para su retorno a la competición oficial se decidió afrontar un programa muy ambicioso en el Campeonato de España de Rallys de Asfalto, con un único objetivo: lograr el título absoluto. Para ello, adquirió un Ford Fiesta R5, el cual pusieron en manos del alicantino Miguel Fuster, cinco veces campeón de España, y de su copiloto, el valenciano Nacho Aviñó.

La apuesta del equipo asturiano no se centró únicamente en el plato fuerte de Fuster, ya que la idea con la que nació Llanes Motorsport fue promocionar y ayudar a los pilotos y copilotos locales, reforzándose con las parejas Fredy Tamés-Ramón Suárez y Luis Arenas-Ángel Vela, ambas participantes dentro de la Copa Suzuki.

La mecánica se trata con mimo en Llanes.
La mecánica se trata con mimo en Llanes. / Juan Llaca

Incluso el propio Félix Fernández, junto a Javier Brion, decidió hacer su debut en los rallys, mientras que Aquilino Sánchez retornó seis años después a la competición para tomar parte en las dos pruebas asturianas del calendario nacional.

Este pasado fin de semana, en la última prueba de la temporada, el Rally CAMRace, el trabajo y sacrificio de ese grupo de amigos que hace escasos meses decidió emprender esta aventura tuvieron su merecida recompensa al lograr Miguel Fuster y Nacho Aviñó el título absoluto de rallys tras una gran segunda mitad de Campeonato.

Un premio que llena de esperanza a una estructura que para el 2019 volverá con más fuerza al panorama nacional en busca de nuevos objetivos. El principal, disfrutar de buenos momentos en un hobby que les apasiona.

Síguenos en:

Temas

Llanes
 

Fotos

Vídeos