Primeras dudas del binomio Márquez/Honda

Rossi y Lorenzo, en el podio de Le Mans. /
Rossi y Lorenzo, en el podio de Le Mans.

Lorenzo y Rossi se aprovecharon de los problemas de su gran rival en Le Mans pero creen que su ventaja es coyuntural

BORJA GONZÁLEZLe Mans

En el par de años y medio que Marc Márquez lleva en MotoGP, a un enorme talento se había sumado un viento de cola que le empujaba sin obstáculos hacia el reino de las leyendas del motociclismo. Márquez ha aprendido en MotoGP a base de instinto y de llevar al límite una moto, la Honda, que parecía permitirle todo. Primero se vieron momentos en los que la RCV marcaba su paso para poco a poco ser él el que dijese a la moto qué hacer y cuándo. Y mientras sus principales rivales sufrían por un motivo u otro, él no paró de tensar la cuerda para llevarles sin resuello.

Márquez crecía como piloto a la vez que colocaba a la Honda en el primer nivel dentro de las motos de la primera línea de MotoGP. Eso sí, una moto que no alcanzaba el mismo nivel con los otros pilotos de la marca. En 2014 todo esto se exageró. El de Cervera destrozó al resto de la parrilla en diez primeras carreras excepcionales. Mantenía su momento dulce a la vez que Honda desarrollaba aún más la mejor moto de la parrilla Una situación, la del dominio del binomio Márquez/Honda que, si no ha cambiado, sí que al menos ha despertado las primeras dudas.

Le Mans ha sido la carrera en la que Márquez más problemas ha tenido desde que está en MotoGP. Logró la pole, pero sin la certeza de estar en las mejores condiciones. El aumento de temperatura en carrera desenmascaró, además, nuevos problemas. «Ya dije que los problemas los intentábamos cubrir, de una manera o de otra, pilotando más al límite o menos. Y sí que es cierto que aquí, con las condiciones del domingo, hemos notado eso un poquito más», explicó Márquez, tras una carrera en la que logró un sufrido cuarto.

«Después del warm up se lo he comentado al equipo: si la temperatura sube mucho, sufriremos de delante. Un poquito lo veía venir, pero no creía que tanto. Al sufrir en la parte de delante de la moto no haces la misma línea, no puedes ir con la misma velocidad, luego en la curva, saliendo, quieres acelerar más y la moto se mueve más». Unos problemas que se mitigaron un poco durante las últimas vueltas, con menos carga de gasolina.

Anticipando esta situación, piloto y equipo decidieron recurrir a un chasis diferente, que habían usado durante los entrenamientos invernales. Un cambio que proporcionó alguna mejoría. «Es una modificación muy pequeña, pero seguiré con este chasis que es con el que me encuentro mejor y con el que hemos solucionado un poquito la entrada de la curva.

Pero es curioso, porque Dani con un chasis completamente diferente tiene los mismos problemas». En ese sentido, el regreso de Pedrosa puede ser importante para Honda. Si el físico se lo permite, su sensibilidad a la hora de probar la moto puede ayudar a encontrar alguna solución. «La moto se mueve mucho pero yo creo que ahora lo importante es coger sus puntos débiles, que son la entrada y la salida de la curva, porque el paso por curva es bueno y puede ser que solo con un pequeñito cambio cambie por completo y podamos volver a estar fuertes», comentó Pedrosa tras la carrera.

Talento, frente a la máquina

Dicho esto, los tres principales rivales de Márquez en el campeonato, Lorenzo, Rossi y Andrea Dovizioso, coincidieron en que lo visto en Le Mans lo más probable es que sea coyuntural y que Márquez esté peleando por la victoria en la próxima carrera en Italia. «El talento de Marc enmascara algunos límites de Honda, porque es el único que es capaz de ir rápido», comentó Dovizioso. «También el año pasado, pero sobre todo en este. Creo que Honda en estos momentos no tiene una moto perfectamente equilibrada».

Márquez y Honda, pues, afrontan un tramo muy importante del campeonato, con una desventaja de 33 puntos frente al líder. «A lo mejor llegamos a Mugello y podemos estar otra vez delante», comentó Márquez, para posteriormente reconocer los problemas de este año. «Austin, Argentina y Jerez, fueron circuitos que el año pasado me fueron muy bien y este año ya he visto que me costaba un poquito más. Ahora vienen Mugello y Montmeló donde teóricamente sufriremos un poquito más, aunque veremos cómo va».