Suzuki asoma, Honda reacciona y Yahama hace los deberes

Marc Márquez. /
Marc Márquez.

Aleix Espargaró supera a Márquez en la primera jornada de entrenamientos del GP de Cataluña, con Lorenzo séptimo

BORJA GONZÁLEZbarcelona

La primera jornada de entrenamientos en la clase reina en el Gran Premio de Cataluña dejó una situación difícil de interpretar en visión de carrera, aunque apuntó detalles muy interesantes como aperitivo a lo que puede llegar el domingo. Como suele ocurrir en MotoGP, el final de la segunda sesión disparó a unos pilotos a la zona alta de la clasificación y dejó a otros más retrasados de lo que se había ido intuyendo a lo largo de los entrenamientos. La ayuda de los neumáticos más blandos removió la tabla de tiempos, aunque en Montmeló se intuyó que algo ha podido cambiar en el orden establecido en anteriores grandes premios.

Las Yamaha -fundamentalmente las de los dos pilotos de fábrica Jorge Lorenzo y Valentino Rossi- continúan sólidas en el ritmo de carrera, mientras que Ducati mantiene el nivel que ha ido alcanzando en estas primeras pruebas de 2015. Nada nuevo bajo el sol. Por su parte, Honda, liderada por Marc Márquez, vio algo de luz al final de ese pequeño túnel en el que se habían metido en el inicio de curso, aunque ver al catalán metido en los primeros puestos de una clasificación es un hecho de todo menos anormal -ha terminado entre los tres primeros en diez de las catorce sesiones de entrenamiento disputadas en los siete 'viernes' de los siete grandes premios de 2015-. «Parece, parece que estamos más cerca. pero yo hasta el domingo no digo nada», confesó el campeón del mundo, segundo en el arranque en Montmeló. «Aquí hemos probado un escape nuevo y alguna cosa más, y pasito a pasito encontramos el camino y yo me encuentro mejor. Este circuito por mi estilo siempre me ha costado, pero hoy estoy delante, aunque veremos mañana. Aún tengo que mejorar la segunda parte de carrera».

La novedad técnica puesta en pista por Honda en una de las motos de Márquez permite al de Cervera ganar un poco de estabilidad en la curva, y derrapar algo menos, aunque mantiene la preocupación por el último tramo de las carreras. «Cuando hay poco 'grip' en la pista a nosotros no nos perjudica mucho, porque ya patinamos mucho, y las Yamaha en cambio sí que pierden, porque ellos necesitan agarre para trazar. Aunque con todo, en cuanto a ritmo, Jorge e incluso Aleix (Espargaró) son superiores a nosotros».

Lo de Jorge Lorenzo, pese al poco vistoso séptimo puesto final, como mejor Yamaha, fue un poco la tónica de las últimas carreras. Un ritmo sólido, aunque esta vez no tan superior como en los anteriores tres grandes premios. «Tenemos dos entrenos más para poner la moto a punto», explicó el mallorquín al final de la jornada. «De momento tenemos buen ritmo a pesar de que está costando. Nuestra moto no será fácil que funcione bien aquí. Estamos trabajando mucho y lo hemos conseguido, pero hay que mejorar un par de detalles para hacer una buena carrera. El 'setting' de aquí no tiene nada que ver con el de Mugello y nos hemos encontrado con que por la mañana no había 'grip' y había baches que nos dificultaban las cosas. Le está costando aquí más a las Yamaha, pero yo estoy contento. La mayoría han usado tres neumáticos y nosotros sólo dos, salvando un neumático blando para la Q2».

Lo que sí que sorprendió fue el rendimiento de Aleix Espargaró, que disfrutó desde el inicio del día del motor remozado que Suzuki ha traído para sus pilotos para la séptima prueba del año -en velocidades máximas, su moto se quedó muy cerca de las Yamaha de fábrica-. Espargaró no sólo fue rápido a una vuelta, sino también constante en el ritmo de carrera, lo que hizo aumentar sus expectativas de cara al domingo. «Sueño con el podio», confesó el mayor de los Espargaró, dos pilotos en cuyo colegio tenían que cerrar las ventanas porque se colaba el ruido de los motores de las motos y de los coches que rodaban en el circuito de Montmeló, a un par de kilómetros de su localidad natal, Granollers. «Me hace ilusión la 'pole', pero no es algo que me quite el sueño y lo que sí que me encantaría es estar toda la carrera con el grupo de delante y luego que pase lo que tenga que pasar. Suzuki está luchando muy duro y nos merecemos una buena carrera peleando contra Honda, Yamaha y Ducati».

La machada de Rins

Operado sólo una semana antes de síndrome compartimental -decisión tomada tras resultarle imposible completar un entrenamiento privado con su equipo en el Motorland de Aragón-, Álex Rins sorprendió en Moto2 con su tercer puesto al final del primer día, después de haber estado en los puestos delanteros a lo largo de toda la segunda sesión. «La verdad es que me ha molestado el brazo un poco, pero me siento mejor de lo esperado», comentó Rins, cuya tanda más larga fue, eso sí, de siete vueltas. El mejor del día fue el alemán Sandro Cortese, con Tito Rabat sexto, aunque de nuevo completando los dos entrenamientos del día sin parar en boxes.

En Moto3 de nuevo poco brillo por parte de los españoles, con Jorge Navarro octavo como el mejor, aunque con un papel destacado tanto del novato Jorge Martín (12º) como de María Herrera (15ª). La toledana terminó a menos de siete décimas del más rápido de la jornada, el líder de la general, Danny Kent.