GP de Cataluña

¿Puede todavía ser Lorenzo campeón?

Jorge Lorenzo, rodando sobre el trazado de Montmeló. /Andreu Dalmau (Efe)
Jorge Lorenzo, rodando sobre el trazado de Montmeló. / Andreu Dalmau (Efe)

El mallorquín domina el primer día en Montmeló extendiendo el buen momento que le permitió ganar con solvencia en Mugello

BORJA GONZÁLEZ

Jorge Lorenzo dominó en el primer día del Gran Premio de Cataluña. Espoleado por su espectacular (e inesperado) triunfo en Mugello, el piloto español recordó al de sus mejores tiempos en Yamaha, con un ritmo demoledor en un trazado de esos que le gustan y en el que finalizó como el más rápido del día tras haber sido segundo en un primer entrenamiento libre en el que había dominado Valentino Rossi. Una exhibición que llega justo después de confirmar su paso a Honda en 2019 tras el anuncio de su adiós a Ducati en Italia. Un resultado que, sin andar con ambages, empieza a dejar con cara de tontos a los responsables de la marca italiana, que decidieron decantarse por la opción de Danilo Petrucci.

«Aunque sea todavía difícil pilotar la Ducati de una manera completamente natural como sería para mí, estamos mucho más cerca y hoy hemos visto que empiezo a pilotarla de una manera mucho más similar a como pilotaba la Yamaha», explicó satisfecho el mallorquín tras una jornada en la que los dos primeros de la general, Rossi y Marc Márquez, finalizaron fuera de los diez mejores; el español con caída incluida, la novena de 2018. «He hecho mi entrenamiento y me daba igual que los otros pusieran el neumático blando», reconoció Márquez. «He acabado duodécimo, pero sé exactamente dónde estoy. Esto te ayuda a no variar los planes y a trabajar con tu método».

El nivel que está mostrando Lorenzo ha avivado el debate sobre si todavía podría tener opciones de pelear por el título, contando con que está a 54 puntos del líder (con trece carreras por disputar y 325 puntos en juego) y con que falta por confirmar si realmente el nivel de Italia y lo que está mostrando en Montmeló muestran una tendencia o si la llegada de otros trazados cambiará las sensaciones (tanto en Mugello como en este circuito ganó Dovizioso en 2017).

«MotoGP ahora mismo está súper igualado y a la que te despistas se te atraganta el circuito, tienes problemas de 'setting' y estás décimo o duodécimo, son muchísimos puntos, así que ganar cuatro o cinco carreras es muy complicado y no estamos viviendo la época de los Bridgestone de hace cinco o seis años cuando había cuatro motos fuertes y cuatro pilotos fuertes, ahora hay muchos más y es complicado», analizó Lorenzo sobre la cuestión. «Pero también es cierto que le puede pasar en este caso a Marc y tener un fin de semana complicado u otra caída, pero bueno, yo ahora mismo me centro sólo en el presente, en esta carrera y, si por lo que fuese me voy acercando al liderato, empezaríamos a pensar en la posibilidad de luchar por eso, aunque ahora está tan lejos que no lo pienso».

Márquez no se fía

«A estas alturas de campeonato todo el mundo tiene posibilidades de ser campeón», apuntó Márquez. «Ya sabemos cómo es Jorge. Cuando coge la dinámica y el modo martillo, como dice él, no hay quien lo pare. Llegarán circuitos diferentes y esperemos que sufra más, pero aquí está en la dinámica de Mugello. Menos mal que Honda lo ha fichado, así el año que viene no está en otra moto».

Una opinión con la que coincide Rossi, segundo de la general y que quitó importancia a no haber terminado entre los diez mejores, justificando esto por haberse centrado por la tarde exclusivamente a entender cuáles serán los neumáticos ideales para el domingo. «Quitar a Jorge de la lucha por el título sería una estupidez», afirmó con rotundidad. «Márquez tiene ventaja en la clasificación, pero la batalla por el segundo puesto está apretadísima», dijo en referencia al grupo de nueve pilotos que van del segundo al décimo (Lorenzo) y que están separados por 31 puntos.

«Si miramos las tres últimas carreras ha ocurrido de todo», razonó por su parte Dovizioso, al que Márquez sigue señalando como su principal rival en la lucha por el título. «Afortunadamente todo puede suceder hasta el final. Hay mucha igualdad tanto en el potencial como en la velocidad. Es también cierto que después del año pasado, con la lucha que tuvimos hasta el final, puede que haya medio punto de más en el pensamiento de que Márquez y yo somos los que tenemos más posibilidades, pero no sé cuánto de realista tiene esto. También los tres pilotos Yamaha no son tan interpretables, no puedes saber ahora si pueden llegar a ser realmente competitivos hasta el final de la temporada y si podrán jugarse el campeonato, porque los puntos los tienen. No sé qué esperar de ellos como tampoco de Jorge. Está totalmente abierto porque faltan muchos puntos por repartir».

 

Fotos

Vídeos