GP de Italia

'Pole' de récord en Mugello para el 'abuelo' Rossi

Rossi celebrando la pole en el circuito de Mugello/AFP
Rossi celebrando la pole en el circuito de Mugello / AFP

El italiano se hizo con el primer puesto en la parrilla de salida en el circuito italiano en un fin de semana marcado por la igualdad

BORJA GONZÁLEZMugello (Italia)

«Esto tiene mucho mérito», comentaba un piloto de MotoGP después del entrenamiento oficial del Gran Premio de Italia. «Hacer una 'pole' como esta obliga a jugársela, a estar un poco loco, y que Valentino sea todavía capaz de hacerlo.». Y es que Valentino Rossi, 39 años, consiguió, en el Día de la República -fiesta nacional en el país trasalpino-, hacer explotar a las gradas amarillas del circuito de Mugello con una sensacional 'pole'. El de Yamaha rebajó el récord que databa de 2015 -logrado por Andrea Iannone en 2015 con la Ducati- en 281 milésimas de segundo, en un entrenamiento oficial en el que los seis primeros también bajaron ese registro. Un dato que habla muy a las claras del nivel de competitividad de la clase reina en estos momentos.

«Sinceramente, no me esperaba hacer la 'pole'», confesó Rossi, que no ocupaba ese puesto en una parrilla desde el Gran Premio de Japón de 2016. «Con mi edad y quedándome casi tres años por delante de carrera tengo que disfrutar de estos momentos, porque al final es por lo que sigo aquí». El italiano coincidió con el resto de favoritos acerca de la igualdad que está reinando este fin de semana en Mugello, una igualdad a la que se le suman las dudas de los pilotos con la elección de neumáticos, el factor crucial de cara a este domingo. De hecho, Rossi dio opciones de victoria a los que van a ocupar los siete primeros puestos de la parrilla de salida, en orden y por detrás del autor de la 'pole', Jorge Lorenzo, Maverick Viñales, Andrea Iannone, Danilo Petrucci, Marc Márquez y Andrea Dovizioso.

«Hay seis o siete pilotos con opciones. Si los neumáticos aguantan, yo me veo mejor que en otras carreras. Sólo está la incógnita de los neumáticos», analizó Lorenzo, segundo a 35 milésimas de segundo de Rossi. «Las sensaciones antes de la Q2 ya eran buenas. No sólo teníamos la velocidad, también el ritmo, y todo suma. Llevamos dos carreras bastante buenas y con el nuevo supletorio que tengo en el depósito me hace estar más relajado encima de la moto y salvar más energía», apuntó en referencia a la solución que Ducati ha puesto en pista para intentar ayudar a su piloto con los problemas de cansancio que confesó tras la carrera de Le Mans. Todo en un momento importante para el mallorquín, que busca asentarse en los buenos resultados en este final de su corta etapa en la casa italiana. Y qué mejor lugar que Mugello.

«Tenemos un buen ritmo y una buena velocidad. La moto en general funciona bien y no creo que salir el séptimo sea un problema. Hay más de un piloto por el que se puede apostar para la victoria y eso significa que todo puede ocurrir», dijo por su parte Dovizioso, al que tanto Rossi como Márquez apuntaron como uno de los favoritos, pese a ser sólo séptimo en la parrilla de salida. Un puesto por delante de Márquez, que falló en sus dos intentos de dejar el récord de Mugello por debajo del minuto y 46 segundos.

«No las he contado, pero como la de entrada a meta he tenido cuatro o cinco», narró Márquez en relación al par de salvadas que de nuevo protagonizó. «Voy jugando con los codos. Estoy pilotando con los codos más abiertos que nunca para intentar salvar esas caídas. Es lo que toca. Por eso mañana no es día de arriesgar sino de coger puntos. Un campeonato son 19 carreras y hay que coger puntos. Salimos con la mentalidad de luchar por la victoria, pero luego veremos», comentó. El de Repsol Honda, casualmente, coincidió en pista con Rossi, una vez que el italiano ya había hecho su mejor giro, y tuvo que aguantarle un rato a rueda. «Él me lo hizo hace un poco de tiempo, le he visto pasar y me he dicho: '¡Qué bonito!' (Risas)», confesó con sorna el italiano. «Así he podido hacer una vuelta detrás de Márquez, porque si no, normalmente, corta. Y he dado una buena vuelta detrás de él viendo cómo pilota, cómo va la Honda. Ha sido muy interesante», añadió. «Es normal. Yo también intento ver qué hace diferente cuando uno va líder, pero he preferido abortar la vuelta y salir sexto a que aprendiese algo», le respondió (indirectamente) el español, que está volviendo a sufrir los pitos de los aficionados rossistas, aunque todo en un ambiente menos agresivo que en 2016, después del famoso encontronazo de Malasia -la patada de Rossi-.

 

Fotos

Vídeos