Muere Charlie Whiting, el histórico director de carrera de la Fórmula 1

D. SÁNCHEZ DE CASTRO MADRID.

El comienzo de la temporada 2019 de Fórmula 1 ha quedado sumido en el luto tras la trágica noticia que confirmaba la FIA mediante un comunicado a media mañana de ayer en Melbourne: ha muerto Charlie Whiting. El histórico director de carrera falleció debido a una embolia pulmonar. Whiting tenía 66 años y estaba preparándose, como el resto de miembros de la Fórmula 1, para el inicio de la campaña, un año más, en Australia. Desde 1997 formaba parte de la familia del 'gran circo' con el cargo de director de carrera, que a efectos prácticos es el enlace entre la FIA y los competidores. Decidía cuándo y dónde se tomaba la salida, si se debía detener la prueba por las condiciones de lluvia, establecer unos estándares de seguridad... No sólo era el 'árbitro', sino que era muchas veces un confesor para los pilotos.

Su historia en el automovilismo se remonta a los años 70, cuando comenzó de mecánico en el histórico equipo Hesketh en el que compitió el no menos legendario James Hunt. Desde entonces, pasó por varias escuderías como Brabham antes de unirse a la Federación Internacional en 1988 en distintos cargos. En 1997 le ascendieron a su actual cargo y, aunque no siempre ha tomado decisiones que han gustado a los pilotos y espectadores, siempre se le ha tenido un respeto reverencial por parte de todos los miembros del 'paddock'.

Las muestras de condolencia se sucedieron a lo largo del día en todo el mundo, especialmente en el Albert Park. Whiting había estado paseando con algunos pilotos en la jornada previa al óbito, caso de Sebastian Vettel, que había recorrido con él las primeras curvas del circuito 'aussie' entre bromas y de buen humor.