El repentino fallecimiento de un piloto tiñe de luto Santo Emiliano

José Ramón Fonseca durante la sesión cronometrada de la manga de entrenamientos en la que firmó el séptimo mejor puesto de su categoría . / ADRIÁN HERNÁNDEZ
José Ramón Fonseca durante la sesión cronometrada de la manga de entrenamientos en la que firmó el séptimo mejor puesto de su categoría . / ADRIÁN HERNÁNDEZ

La muerte de José Ramón Fonseca tras la disputa de la manga de entrenamientos llevó a la organización a suspender toda actividad

HUGO VELASCO LANGREO.

La competición sobre la pista quedó en un segundo lugar en la jornada inaugural de la trigésimo cuarta edición de la Subida a Santo Emiliano, prueba valedera para el campeonato de Asturias de la especialidad, tras el fallecimiento de uno de sus participantes, el sierense José Ramón Fonseca.

Después de completarse la manga de entrenamientos libres con la que se abría la prueba langreana, y tras el retorno de los vehículos al parque de trabajo ubicado en las inmediaciones del Economato de el Fondón, saltaban todas las alarmas al sufrir un paro cardiaco Fonseca, quien había completado con su Ralt RT-33 la manga de entrenamientos con un séptimo mejor tiempo dentro del categoría I.

Después de recibir durante una hora las atenciones por parte de los servicios médicos presentes en la prueba en las propias inmediaciones de la zona de salida, se procedió al trasladó del piloto al Hospital Valle del Nalón donde los médicos no pudieron más que certificar el fallecimiento del sierense, de sesenta años.

Al conocerse la noticia la Escudería Langreo Motor Club con su presidente a la cabeza, Gervasio Pardeiro, decidió suspender el programa de actividades previsto para lo que restaba de jornada, y tras mantener una reunión con todos los pilotos se decidió retomar la actividad en el día de hoy en homenaje a José Ramón Fonseca. Además en honor al veterano piloto sierense los participantes portarán un crespón negro en sus vehículos y se procederá a guardar un minuto de silencio antes de que se inicie la primera manga del día a las 9.30 horas.

José Ramón Fonseca era una persona muy conocida en el mundo del motor en Asturias ya que además de ser un habitual en las pruebas de competición, tanto al volante de su fórmula como de espectador en las cunetas, era el dueño del Restaurante Karting Pola en Siero, el cual actualmente regenta su hija Tamara.

Un negocio familiar con más de veinticinco años de historia y que en 1990 se convertía en el primer circuito permanente de karting en Asturias después de que José Ramón reconvirtiese su desguace en una pista de karting en la que compitieron y se formaron los mejores pilotos de nuestra región. Hombres como Fernando Alonso, Javier Villa, Alberto Hevia, Óscar Palacio, Sergio López Fombona o Iván Suárez dieron vueltas al revirado y exigente circuito sierense mientras recibían los consejos de un siempre sonriente y apasionado Fonseca.

Con la perdida del sierense el automovilismo asturiano continúa con un año negro en el que también nos han dejado Sergio Prado y Alfredo Ruiz. El funeral por Fonseca se celebrará mañana lunes a partir de las cinco y media de la tarde en la iglesia parroquial de Vega de Poja-Siero.

La carretera AS-111 que comunica los concejos de Langreo y Mieres volverá a sentir el rugido de los motores desde las 9.30 horas con la manga de entrenamientos libres, y a partir de las 11 con las dos mangas oficiales, en donde los más de ochenta pilotos presentes en Santo Emiliano querrán honrar la memoria del que era su compañero y amigo tanto sobre el asfalto como fuera del mismo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos