Rally de Australia

Sébastien Ogier consigue su sexto mundial de rally consecutivo

El francés Sebastien Ogier (Ford) celebra su sexto título. /Afp
El francés Sebastien Ogier (Ford) celebra su sexto título. / Afp

El piloto francés se aprovechó de los abandonos del belga Thierry Neuville y del estonio Ott Tänak en la última etapa del rally de Australia

COLPISA/AFPAustralia

El francés Sébastien Ogier (M-Sport Ford) consiguió su sexto título mundial de rally consecutivo al hacer valer este domingo su experiencia para doblegar a sus rivales, el belga Thierry Neuville y el estonio Ott Tänak, en un Rally de Australia ganado por el finlandés Jari-Matti Latvala.

Con sus seis coronas, Ogier es el segundo piloto más laureado de la historia del WRC y del deporte automovilístico francés, por detrás de los nueve entorchados de su compatriota Sébastien Loeb.

«Estoy tan orgulloso de mi equipo, son los mejores», declaró el francés, emocionado. «Hemos luchado hasta el final y no nos rendimos nunca», subrayó Ogier, que finalmente consiguió imponerse a Neuville y Tänak.

«La temporada fue tan intensa, y al final todo se decidió en dos especiales, tengo sentimientos encontrados», admitió el piloto, que dedicó su victoria a su esposa, la presentadora de televisión alemana Andrea Kaiser.

El desenlace de una de las temporadas más apasionantes desde hace quince años era esperado por muchos durante la 24ª y última especial (ES24) del Rally de Australia.

Pero la lucha por el título de pilotos terminó justo antes de esta 'Power Stage' y sus puntos extra.

El belga Neuville (Hyundai) abandonó en la ES22 con una rueda arrancada al salirse de la trazada y el estonio Tänak (Toyota) tuvo que rendirse en la especial siguiente al dañar su transmisión tras una colisión con un árbol.

Ogier, que recuperó su puesto de líder del campeonato desde su 2ª posición en Cataluña, por detrás de Loeb, hace tres semanas, ocupaba el 6º puesto en Australia antes de que Tänak abandonara, una posición que le habría permitido conseguir el título aunque el estonio le hubiera ganado.

Desde el sábado, Ogier condujo sin arriesgar demasiado. «Piloté como lo hubiera hecho mi abuela», bromeó tras la retirada de Neuville.

«Lo dimos todo y nos arriesgamos para conseguir el título», explicó Neuville, muy decepcionado por haber terminado, por cuarta vez, por detrás de Ogier en la clasificación general.

La lluvia complicó esta última jornada del rally australiano, con la tierra de Nueva Gales del Sur convertida en una masa fangosa en algunos puntos.

Ogier, de 34 años, y su copiloto, Julien Ingrassia, de 38, consiguieron su segundo título con M-Sport Ford, el equipo dirigido por el británico Malcolm Wilson, tras cuatro victorias con Volkswagen entre 2013 y 2016.

El dúo francés se incorporará el año próximo al equipo Citroën, tras haberlo dejado en 2011 a causa de la difícil convivencia entre Ogier y Loeb.

«Esto produce mucha emoción en todo el equipo», indicó Wilson, llorando.

«Verlos triunfar y volver a la cumbre es algo increíble, mientras que solo estaban terceros en la clasificación general tras el Rally de Turquía» de mediados de septiembre, subrayó el expiloto.

Ogier presintió tras su triunfo en el Rally de Montecarlo de enero que «la regularidad» sería decisiva para llevarse el título este año.

El francés conquistó tres de las cuatro primeras mangas de la temporada pero a continuación tuvo dificultades en los seis siguientes rallies.

Su triunfo a principios de octubre en el Rally de Gran Bretaña (justo después de la prueba de Turquía), a pesar de que su vehículo no estaba realmente a punto, le reactivó completamente.

Por su parte, el finlandés Jari-Matti Latvala (Toyota) obtuvo este domingo en Australia su 18ª victoria en WRC, imponiéndose al neozelandés Hayden Paddon (Hyundai) y al noruego Mads Ostberg (Citroën).

Con esto, Latvala otorga a Toyota su cuarto título de constructores, después de que la casa regresara a la WRC en 2017 tras 18 años de ausencia.

 

Fotos

Vídeos