El Narcea lidera otra jornada poco prolífica

Aportó tres de las cinco capturas y volvió a llevar el peso de los salmones echados a tierra, con uno en el Sella y otro en el Cares

I. A.GIJÓN.

La recta final de la temporada de pesca en los ríos salmoneros asturianos está engrosando el balance final a cuentagotas. En la jornada de ayer solo se registraron cinco capturas, que sitúan el cómputo globla en 822 salmones echados a tierra.

Refrendando la tónica habitual, el Narcea volvió a llevar el peso de la jornada y aportó tres ejemplares, pescados a mosca en su zona libre. El coruñés Jesús Soto Calvo de Santiago echó a tierra uno de 1,505 kilos y un pescador de Piedras Blancas hizo lo propio al llevar al precinto uno de 2,260 kilos. Amador Castañón Villoria, de Caborana también contribuyó a la actividad en el precinto de La Rodriga al pescar un salmón de 2,305 kilos.

En el Sella, el segundo río más prolífico de la temporada, se rompió la sequía del viernes y el artífice fue César Manuel Obaya Vega, de la localidad canguesa de Villanueva. Echó a tierra en la zona libre un ejemplar de 2,170 kilos, que sitúan el total de la campaña en 315.

Acumula 93 el Cares, después del capturado ayer por Álvaro Rioyo Romo. El pescador de Madrid echó a tierra un ejemplar de 2,250 kilos en el coto Monejo y dio continuidad a un ritmo paulatino que, salvo incremento en la última jornada, dejará el cómputo global de sus aguas al borde de la centena. Muy lejos de ella está el Eo, que acumuló una nueva jornada de sequía y continúa anclado en las 29 capturas. Apenas tres suma el Esva, que cerrará una temporada aciaga para los pescadores, marcado por los mínimos. Los ribereños tendrán a lo largo de la jornada de hoy para incrementar las capturas de una campaña que ya ha superado las registradas el año pasado.