Natalia Fernández se abre paso a zancadas

Natalia Fernández con el uniforme de la selección y la medalla de bronce nacional conquistada con la Atlética Avilesina. / MARIETA
Natalia Fernández con el uniforme de la selección y la medalla de bronce nacional conquistada con la Atlética Avilesina. / MARIETA

La deportista afincada en Luanco, lo ha ganado todo desde que empezó y mantiene una progresión con la que espera llegar a lo máximo

NACHO GUTIÉRREZAVILÉS.

Días después de estrenar el uniforme de la selección española, con la que debutó con el equipo de categoría juvenil, Natalia Fernández Ferrer (Esplugas de Llobregat, 2-3-2002) luce con orgullo la flamante equipación roja y amarilla. También nos trae la medalla de bronce del campeonato de España y, claro, no podían faltar a la cita la camiseta de su club, la Asociación Atlética Avilesina, y el entrenador que dirige sus pasos, Carlos Alonso.

Con ellos hemos quedado en el estadio del malogrado Yago Lamela, en el que Natalia lleva gastando suelas desde benjamines. No se pierde un entrenamiento porque «tengo pasión por el atletismo, me gusta entrenar y competir», dice. Carlos añade «una calidad indiscutible y un gran carácter competitivo» que exhibe en las pruebas que afronta la catalana afincada desde los tres años en Luanco.

Y tiene además una cabeza privilegiada con la que roza el diez de media en su expediente académico. «Hay que esforzarse, pero me organizo bastante bien para poder hacerlo todo y tengo facilidad para estudiar».

Natalia está acostumbrada a ganar desde que la apuntaron a correr en Luanco. Fue el plurideportista gozoniego Carlos Carnero, el primero que vio algo. «Empecé con él, me apuntó a la carrera de diciembre en Piedras Blancas y gané». Ganó de calle porque entró muy destacada entre las benjamines que habían tomado la salida. No tardó en aparecer la Atlética Avilesina. Miguel Sama le había echado el ojo y en una prueba en Luanco habló con sus padres, que meses después iniciaron un ir y venir desde Gozón hasta Avilés que se mantiene.

En casa de Natalia se amontonan las medallas y trofeos conseguidos en estos años, a los que también contribuye el pequeño de los dos hermanos, Guillem. En el atletismo, hasta la categoría infantil, se compite en la mayoría de especialidades y en todas Natalia era la primera, igual fuera el salto de altura que el lanzamiento de peso, las carreras cortas y las largas, la pista, el asfalto o el cross.

Hasta que llega el momento de especializarse llegando a la categoría cadete: «Es una mediofondista, está entre el 400 y el 800, que es su mejor prueba, aunque sigue haciendo algún 100 y 200», explica el entrenador de Natalia. No tardó en situarse entre las mejores de España y se colgó la medalla de plata en los 600 metros, registrando la sexta mejor marca nacional cadete del ranking histórico español con 1.33.79.

La progresión de Natalia Fernández no se ha frenado y ya como juvenil se ha mantenido entre las mejores del país. El año pasado se quedó a un paso de la medalla, cuarta, en los 800 metros del campeonato de España celebrado en Las Mestas de Gijón.

Esa espina se la pudo sacar Natalia hace unas semanas, en Castellón, cuando conquistó el bronce en esa misma prueba. «Tenía posibilidades y me salió una buena carrera», dice la atleta medalla en mano. Esta, como la cadete y alguna que otra, «no se guardan en los cajones» y lucen su brillo en la habitación de nuestra protagonista, que esta temporada también acreditó mínimas nacionales juvenil en 100, 200 y 400 metros. Tiene mérito porque la suya es una generación de oro que pisa muy fuerte y no solo en nuestro país.

El tercer puesto en el nacional tenía premio añadido, la convocatoria de Natalia con la selección nacional juvenil para la Copa Ibérica, en la que solo competían Portugal y España. «Se hace un poco raro correr solo cuatro atletas, pero me llevé un gran recuerdo de la experiencia». La catalana afincada en Gozón disputó el 800 cumpliendo con las previsiones de un tercer puesto acreditado por las marcas de las cuatro participantes.

Natalia espera repetir con 'La Roja' cuyo uniforme se ha venido con ella desde Madrid, como regalo de recuerdo del momento: «Es muy chulo, ojalá no sea el último», dice antes de juntarse con el grupo de atletas de Carlos Alonso para un entrenamiento más. «Antes de parar aún hay que trabajar un poco más».

Aunque su registro en el campeonato de España juvenil, 2.12.09, le sirve para participar en el absoluto de septiembre, afrontar esa experiencia impediría a la atleta tomarse el descanso que necesita para regresar en septiembre para preparar su estreno en la categoría junior a partir de enero.

Más

Temas

Luanco