Real Oviedo

Real Oviedo | Anquela: «Quiero respeto, me dejo la vida»

Anquela, a la derecha, da indicaciones en un entrenamiento, junto a Boateng./SEMEYAPRESS
Anquela, a la derecha, da indicaciones en un entrenamiento, junto a Boateng. / SEMEYAPRESS

Anquela responde a las críticas recibidas y defiende a jugadores señalados, como Carlos Hernández | «Esto da muchas vueltas. Lo que hay que hacer es estar confiados en lo que trabajamos y ser capaces de sumar en casa», indica el técnico azul

RAMÓN JULIO GARCÍAOVIEDO.

Juan Antonio Anquela aprovechó la rueda de prensa de ayer para pedir respeto por sus decisiones y por el trabajo de sus jugadores. Un respeto que el técnico del Real Oviedo asegura tener por las opiniones de todo el mundo. Después, centrado ya en el encuentro de mañana ante el Elche, confirmó que contará con Tejera e insistió que la clave para que los resultados acompañen pasa por mantener la confianza en los aspectos que se trabajan.

También dejó claro que vive para el Real Oviedo y que se deja la vida cada día para que las cosas salgan bien. Otro aspecto que destacó el entrenador es lo satisfecho que está con una plantilla en la que todos los jugadores saben que son importantes y que tendrán su momento a lo largo de la temporada.

Al referirse a Alanís, Anquela lo elogió, explicó que ya está en condiciones de jugar y aseguró que se nota que el mexicano es «un futbolista que sabe lo que quiere», aunque insistió en que se debe tener tranquilidad con él.

El técnico aprovechó para referirse a otro de los centrales, Carlos Hernández, ahora lesionado. Anquela, con cierto enojo, comentó que «hace tres días Carlos Hernández era el mejor de la categoría y ahora ya no vale, pues a mí sí me vale». Esa fue la respuesta del entrenador azul a las críticas recibidas por el central: «Ahora nadie cuenta con él, y el año pasado era el mejor de la categoría, con cinco o seis goles». Anquela añadió que «aquí hay algunos que se tienen que ganar el puesto a base de pico y pala, y a otros, que con muy poco, se les pone por las nubes».

Más Real Oviedo

Fue entonces cuando el entrenador insistió en que «en el fútbol hay que ser respetuosos con todo el mundo y los primeros que tenemos que ser respetuosos con todo el mundo somos nosotros, los de dentro», dijo. Anquela insistió en que es normal que en fútbol todo el mundo opine y que «eso es la grandeza del fútbol», pero siempre que se haga dentro del respeto: «Al entrenador no se le respeta en España y eso no puede ser». En este sentido apuntó que los primeros que no se respetan son los propios entrenadores entre sí: «Yo respeto a todo el mundo. Estoy orgulloso de tener lo que tengo».

El técnico aprovechó para dejar claro que su único problema es «el domingo a las cuatro de la tarde. Lo demás todo se arregla, pero ese día quiero ver a mi equipo competir» y sobre todo quiere que estén «a la altura que requiere jugar en el Tartiere, que no es fácil». En este punto explicó que «tenemos a la gente de cara, que eso es importantísimo, porque como la gente te de la espalda, se pierde la confianza». Anquela reiteró que su único objetivo es «venir a trabajar cada día» en insistió en que «vivo por y para el Real Oviedo» y pidió «ese respeto que alguna vez me da la sensación que se olvida».

El técnico reconoció que después de la victoria en Lugo se trabaja mejor: «Las victorias dan tranquilidad, pero mi forma de pensar es la misma y cada partido es una historia y lo que hay que ganar es el próximo porque lo pasado, pasado está». El reto ahora es ganar en casa, donde el equipo no lo ha hecho todavía, pero el jienense deja claro que en la primera jornada se hizo un buen partido, ante el Extremadura, y otro malo, frente al Zaragoza. En cualquier caso, recordó que van seis partidos esta temporada y que «esto da muchas vueltas. Lo que hay que hacer es estar confiados en lo que trabajamos y a ver si somos capaces de sumar en casa».

El técnico recupera a Tejera y eso aumenta la competencia para el centro del campo, ante lo que apela a «ser consecuente con lo que se quiere. Imaginas el partido y tienes que ser consecuente para planificar y decidir quién entra». Lo que recalcó es que está satisfecho con la plantilla: «Somos los justos, somos los 18 y Carlos Hernández, que está lesionado. Yo estoy muy contento porque se sientan todos partícipes».

También apeló a que es tarea del entrenador tomar decisiones. «Todo el mundo hace alineaciones pero un equipo de fútbol son más cosas, igual dos buenos no te caben en una alineación si quieres jugar de tal manera, aunque lógicamente tendrás que hacer porque jueguen y adaptarte tú, aunque no siempre pueda ser así», afirmó.

Finalmente, se refirió al hecho de haber dejado la portería a cero la pasada jornada por primera vez. «En Lugo estuvimos bien, pero defensivamente todavía concedimos más opciones de las que me gustaría», indicó, y por eso cree que «hay que seguir mejorando y creciendo».

Síguenos en

 

Fotos

Vídeos