«Hay que avanzar con tranquilidad»

«Hay que avanzar con tranquilidad»
Jorge Menéndez Vallina, en el centro, durante la visita de Luis Rubiales -detrás- al Carlos Tartiere. / MARIO ROJAS

Jorge Menéndez Vallina muestra su confianza en el equipo y espera una pronta mejoría en el Tartiere

RAMÓN JULIO GARCÍAOVIEDO.

El Real Oviedo sumó el pasado domingo en Alcorcón su primera derrota como visitante, después de haber logrado dos victorias y un empate. Este resultado dejó a los azules en mitad de la tabla. El mensaje que sale del club tras ese tropiezo es de tranquilidad y confianza en que el equipo ovetense recupere el buen camino y lleguen los triunfos, sobre todo en el Carlos Tartiere, donde todavía no ha sido capaz de sumar de tres en tres.

El presidente de la entidad azul, Jorge Menéndez Vallina, en el transcurso de la visita que el presidente de la Federación Española de Fútbol, Luis Rubiales, realizó al Carlos Tartiere, analizó la marcha del equipo en las siete primeras jornadas. El mandatario del conjunto azul hizo un llamamiento a la calma y reiteró la confianza en el equipo.

Menéndez Vallina lanzó un mensaje para explicar que desde el club se ve «con tranquilidad» la marcha del equipo, a la vez que recordó que hasta la pasada jornada «las cifras decían que habíamos hecho uno de los mejores arranques en los últimos años». Por ello el mandatario azul insistió en que «tenemos dos derrotas, una en casa y otra fuera» y que ahora lo que toca es «ir poco a poco, consolidando las cosas buenas y mejorando las que haya que mejorar, que las hay».

«Hay que ir poco a poco a poco, consolidando las cosas buenas»

Uno de los problemas de los azules en el inicio del campeonato reside en que no han sido capaces de lograr ningún triunfo como locales. «En casa falta esa victoria» reconoció el presidente del conjunto azul, pero mostró su confianza en que se va a producir pronto. «Llegará, que no lo dude nadie», dijo Menéndez Vallina.

El presidente del conjunto azul asume que en cierto sector de la afición exista cierto nerviosismo. «Es normal, este año tenemos una buena plantilla y se han creado expectativas», afirmó, pero dejó claro que lo importante es «no estar nerviosos».

Menéndez Vallina considera que el hecho de que los aficionados esperen más del equipo azul puede considerarse «buena señal» y que es normal que «la gente tenga ganas de ganar y de que las cosas vayan bien, lo que significa que hay esperanza depositada en este equipo».

Más Real Oviedo

En lo que más insistió a lo largo del análisis que realizó sobre la marcha del equipo es en que «hay que ir con tranquilidad». Una idea que el club mantiene con el técnico y la plantilla cuando solamente se han disputado siete jornadas de liga. El Real Oviedo está en mitad de la clasificación, a cuatro puntos del 'play off' de ascenso y a la misma distancia de los puestos de descenso.

Otro de los aspectos en los que quiso incidir el presidente del conjunto ovetense es en la gran igualdad que hay en la categoría, en la que cualquier rival puede ganar en una jornada y perder en la siguiente.

«Es una Liga muy igualada», dijo el dirigente oviedista, que apuesta por ir «poco a poco» y recordó que «se dan resultados como, por ejemplo, perder contra el Zaragoza, y que después el Zaragoza pierda contra el equipo al que ganaste tú». Por ello, como conclusión, volvió a hacer un llamamiento al oviedismo para mantener la calma y confiar en el equipo que se ha formado. «Está todo muy igualado y hay que tener paciencia, vendrán los resultados seguro», finalizó su análisis el presidente.

«Habíamos hecho uno de los mejores arranques en los últimos años»

Por otra parte, Menéndez Vallina explicó que la reunión con el presidente de la Federación Española de Fútbol se desarrolló en un clima de cordialidad y que se aprovechó su visita a Asturias para recibirle, aunque no se trataron asuntos concretos, pero que el Real Oviedo está «encantado de que esté por aquí siempre que quiera».

A la reunión con Luis Rubiales, celebrada en el Carlos Tartiere, asistieron, además del presidente, los dos consejeros, Manuel Paredes y Fernando Corral, así como el representante del Grupo Carso, Joaquín del Olmo y el encargado de relaciones institucionales del club, César Martín. También asistió el presidente de la Federación de Fútbol del Principado, Maximino Martínez. El conjunto azul regaló a Rubiales una camiseta del equipo con su nombre y el número 17.

Síguenos en:

 

Fotos

Vídeos