Rozada: «Es duro porque no lo merecíamos»