Sporting

El Sporting pone a prueba su colmillo

Blackman, en el centro de la imagen, durante un ejercicio con el resto de sus compañeros en el entrenamiento de ayer./ARNALDO GARCÍA
Blackman, en el centro de la imagen, durante un ejercicio con el resto de sus compañeros en el entrenamiento de ayer. / ARNALDO GARCÍA

Los rojiblancos, con Blackman como novedad en la lista, buscan en El Sadar reencontrar su mejor versión ofensiva | Rubén Baraja contempla dar entrada en el once de Álvaro Jiménez en lugar de Carmona, indiscutible en el inicio de Liga

VÍCTOR M. ROBLEDOGIJÓN.

Nueve años han pasado ya desde que el Sporting lograra su última victoria en El Sadar, con Manolo Preciado en el banquillo. Históricamente, el estadio navarro ha sido uno de esos escenarios donde los rojiblancos han salido más veces con cornadas que a hombros. El reto de esta tarde es doble: además de a las estadísticas, el equipo de Rubén Baraja se enfrenta también a sus primeras dudas de la temporada, tras lograr un único punto de los últimos seis en juego. Ganar en el estadio de Osasuna tendría el valor de la estocada a un rival directo y el de la conquista de una de las plazas más complicadas de la categoría.

Por primera vez desde que arrancó el curso, Baraja tiene a su disposición a todos sus hombres importantes. Recuperado Nick Blackman, que podría disputar sus primeros minutos de la temporada, en la enfermería de Mareo quedan solamente Isma Cerro y Pelayo Morilla. El técnico rojiblanco incluso probó ayer durante buena parte de la sesión con el delantero inglés como eje del ataque rojiblanco en detrimento de Uros Djurdjevic, aunque su falta de ritmo invita a pensar que su entrada en el equipo será paulatina.

En principio, el equipo que Baraja presentará esta tarde en El Sadar no será muy distinto del que empató el pasado domingo ante el Numancia en El Molinón. Durante la semana, el técnico ha dado continuidad en los ejercicios a Álvaro Jiménez como extremo derecho. La entrada del cordobés podría explotar los espacios a la espalda del lateral osasunista Carlos Clerc, duda por problemas musculares hasta ayer mismo y con tendencia natural a sumarse al ataque. En ese caso, Carmona vería el partido inicialmente desde el banquillo.

También se presentan algunas dudas en el centro del campo, donde Baraja parece apostar por dar continuidad a su idea de la jornada anterior. Nacho Méndez, Cristian Salvador y Sousa formaron ayer con el equipo presuntamente titular en el último ejercicio del entrenamiento. A lo largo de la semana, el técnico practicó también con Cofie en lugar del luanquín, una opción que parece haber perdido enteros en la búsqueda de una propuesta más combinativa.

Más Sporting

Osasuna llega a la cita ante el Sporting con más dudas que certezas. Los primeros cinco partidos de Jagoba Arrasate al frente del banquillo rojillo se saldan con una única victoria, un empate y tres derrotas. El pasado sábado, ante el Nástic, el técnico vasco utilizó un sistema con tres centrales, aunque todo hace indicar que esta tarde recuperará su 4-2-3-1 habitual. El técnico ha retrasado hasta hoy el anuncio de la lista de convocados y no ha desvelado sus planes más allá de lo visto durante la semana en Tajonar.

Fran Mérida, lesionado desde el inicio de la temporada, apunta a ser la principal novedad en la convocatoria navarra. Más complicado lo tiene Juan Villar, que tuvo «malas sensaciones» al poner a prueba la recuperación de su dolencia muscular en la sesión de ayer, según expuso su técnico. El delantero Xisco, lesionado en los primeros minutos del partido del pasado fin de semana ante el Nástic en Tarragona, y el portero Sergio Herrera completan la lista de bajas.

Uno de los nombres propios del partido será, sin duda, el de Rubén García. El exjugador del Sporting se ha convertido el jugador más determinante de Osasuna en el inicio de la temporada. Hace dos semanas, Rubén García se destapó en el encuentro ante el Almería, en el que fue autor del primer gol y participó activamente en todas las jugadas clave. El fútbol ofensivo de Osasuna pasa siempre por el filtro de sus botas. Reducir su influencia en el juego se presenta como una de las claves para que los de Baraja regresen a Gijón con un resultado positivo.

Jagoba Arrasate destacó ayer en rueda de prensa el potencial del Sporting, especialmente en el plano defensivo. « Tiene buenos jugadores y en teoría está llamado a estar arriba. No va a ser como los partidos que hemos jugado en casa», advirtió. El técnico quiso además trasladar un mensaje de calma tanto a la plantilla como a los aficionados, al prever un partido con un ritmo más lento y menos ocasiones que en citas anteriores en El Sadar. «Igual hay que tener más paciencia y puede que generemos menos. Habrá que ser más eficaces, aunque podemos ganar a cualquiera», apuntó Arrasate, quien recordó además que ««los partidos del Sporting suelen ser cerrados» en lo que a presencia en las áreas se refiere.

Arrasate también destacó el importante papel que juega la Mareona en la identidad del Sporting. En ese sentido, los de Baraja estarán arropado desde las gradas por cerca de medio millar de aficionados. Más de una decena de peñas han organizado viajes a Pamplona, a las que hay que sumar los aficionados que se desplacen a título individual.

El principal lastre de los rojiblancos en el arranque liguero está siendo la falta de efectividad en ataque, acentuada especialmente en el serbio Djurdjevic, que aún no se ha estrenado ante la portería rival. El Sadar examinará el filo de su colmillo goleador, con Blackman preparado también para morder.

Síguenos en

 

Fotos

Vídeos