«No se ha aprovechado bien el dinero que han generado los grandes éxitos»

Pablo Carreño-Busta, en un partido. /
Pablo Carreño-Busta, en un partido.

"Esperemos que dentro de cinco o seis años no sea yo el único que está arriba", desea Pablo Carreño, número 30 del mundo, que reconoce que "es difícil relevar a Nadal o Ferrer"

MANUEL SÁNCHEZ

En 2016 Pablo Carreño ha completado el mejor año de su carrera. En una temporada que tenía que servir al asturiano para consolidarse entre los mejores, Carreño acabó el año tenístico en el mejor ranking de su carrera, el 30 del mundo. Además, 2016 dio a Carreño los dos primeros títulos de su carrera con las victorias en Winston-Salem y en Moscú. Estos éxitos no han llegado sólo a nivel individual. En dobles Pablo Carreño alcanzó la final del US Open junto a su amigo Guillermo García López y se adjudicó los títulos de Pekín (junto a Rafa Nadal) y de Quito (con el argentino Guillermo Durán), y en Copa Davis hizo su debut en la eliminatoria contra Rumanía, en la que derrotó a Adrian Ungur.

¿Cuál es el techo de Pablo Carreño?

Difícil responder esa pregunta, porque ni yo lo sé. Esta temporada ha sido la mejor de mi carrera en cuanto a resultados, torneos ganados y nivel de juego. He dado un salto de calidad importante y se ha notado. ¿El techo? Pues ojalá ser número uno, pero va a ser difícil. Hay mucho trabajo que hacer y hay que ir poco a poco. Voy a pensar en la próxima temporada y no en las siguientes.

Todo el mundo esperaba que sus primeros títulos ATP llegasen en tierra, pero ahí están sus dos victorias en pista dura. ¿A qué se debe esto?

A vosotros os ha sorprendido un poco, y a mí la verdad que también, pero yo sé que podía jugar bien en pista dura y que mi juego se puede amoldar bien a este tipo de superficies. Por suerte este año he dado un salto y he cogigo el ritmo para ganar en estas pistas e incluso he podido ganar un torneo 'indoor' (Moscú), que es algo que no tenía pensado. Ahora se puede decir que juego en todas las superficies.

En cuanto al dobles. ¿Qué importancia le da dentro de su calendario?

Ahora mismo el dobles es secundario. Mi prioridad es seguir jugando individual y seguir subiendo en el ranking consiguiendo resultados. El dobles, mientras me siga divirtiendo, siga disfrutando y no me perjudique de cara al individual, seguiré jugándolo porque este año me ha aportado muchas cosas. Aparte, siempre intento buscarme compañeros con los que me llevo bien, con los que estoy cómodo dentro y fuera de la pista. Esto hace que pases momentos muy divertidos.

¿Se le da la suficiente importancia al tenis fuera de Rafa Nadal?

Es complicado, porque cuando tienes al mejor deportista de la historia de España prácticamente, a uno de los mejores tenistas del mundo, es normal que se le dé mucho bombo. Es verdad también que ha habido jugadores muy buenos como pueden ser David Ferrer, Nico Almagro o Tommy Robredo que quizá no se les ha dado la importancia que merecían. Ahora que llegan tiempos peores la gente empieza a pensar: 'Si tuviésemos ahora un Ferrer, un Almagro o un Robredo estaríamos muy contentos'. Pero cuando lo habéis tenido no le habéis dado la importancia que merecían porque Rafa eclipsaba todo, que por otra parte también es normal.

¿Siente la responsabilidad de ser el relevo de jugadores como Nadal o Ferrer?

Es difícil relevar a jugadores como Rafa o como David porque han sido grandísimos tenistas y han conseguido cosas que muy poca gente puede. Yo voy a intentarlo. Sí que es verdad que no hay nadie más joven que yo en el 'top 100' y no hay mucha gente joven que venga apuntando maneras desde atrás, pero esto es cuestión de tiempo. Hace tres o cuatro años podía haber gente que pensara que podía llegar lejos, pero al ser una proyección poco a poco no se ha notado mucho. Esperemos que llegue nueva gente y que dentro de cinco o seis años no sea yo el único que está ahí, aunque esperemos que sí sea el que está más arriba.

¿Cree que la concepción que se tiene de los jugadores españoles ha cambiado? ¿Dan los tenistas españoles miedo en todas las superficies?

Todos los jugadores en general son más completos y juegan bien en todas las superficies. No sólo los españoles juegan bien en tierra, sino que los extranjeros ahora se manejan bien en estas superficies. Es el tenis en general el que ha cambiado y hay que amoldarse. No vale sólo con jugar bien en tierra, ya que mucha temporada es en pista dura y si quieres estar arriba tienes que poder ganar en estas superficies.

Para un tenista como usted, que podría calificarse como poco o nada polémico dentro de la pista, ¿qué le parecen las actitudes de jugadores como Kyrgios?

Yo no las entiendo. No soy mucho de liarla dentro de la pista, no tengo muchas polémicas, me llevo bien con todos los jugadores. Estas cosas no vienen bien a la imagen del tenis.

¿Qué se le pasa a usted por la cabeza cuando ve estos comportamientos? ¿Piensa que al menos va a ganar el partido porque lo va a tirar el rival?

R.: Si lo va a tirar y lo voy a ganar yo, pues bueno... pero no es una forma bonita de ganar un partido. Tampoco tiene sentido que juegue un partido para perderlo. Pues que no lo juegue, que estás delante de mucha gente, de muchas personas viéndolo por televisión. También es un papelón para el que está enfrente, porque no sabe qué hacer al estar viendo cómo el otro jugador está haciendo el ridículo, por así decirlo.

¿Cree que las sanciones a estos jugadores no son tan fuertes porque a la ATP le interesa el espectáculo de estos jugadores?

Si se sabe que es un jugador muy bueno, que en el futuro va a estar entre los grandes y por eso no le sancionan como deberían de sancionarle... Pero no creo que estas actitudes beneficien en nada al tenis, porque si la gente va a ver el espectáculo que monta tal tenista. Pues yo sinceramente no iría a ver tenis. Iría a ver otro deporte u otro 'show'.

¿Ve suficientes facilidades para que un chico que juegue bien al tenis de pequeño pueda llegar a ser profesional? ¿Se ayuda lo suficiente desde arriba?

En los últimos años se podía haber hecho alguna cosa más, bastantes cosas más. Ahora ha cambiado el presidente (Miguel Díaz) y se nota. Están haciendo cosas diferentes. Al menos se le ve la intención, pero hay que darle tiempo para que trabaje y salgan las cosas. Es verdad que en los últimos años ha sido un poco desastre a nivel de Federación. En mi caso fui becado con 15 años y gracias a esa ayuda de la Federación, y a otros apoyos económicos, ahora soy un jugador de tenis. Si no me hubieran becado seguramente no estaría aquí ahora mismo, porque económicamente estando en Asturias es difícil jugar al tenis. También es verdad que esto fue hace dos legislaturas. Quizá lo que no se ha hecho es aprovechar bien el dinero que han generado los grandes éxitos, como por ejemplo las Copas Davis.

¿Qué tiene que pasar para que Pablo Carreño luche por un 'Grand Slam'?

Tiempo (risas). Tiene que pasar tiempo. Creo que no es mi lucha. Tengo que mejorar muchas cosas para poder estar ahí, pero de momento no voy a negarme a nada. Voy a luchar por ganar un 'Grand Slam' y esa es mi intención. De momento estoy lejos, me faltan muchas cosas por mejorar. Voy a pensar primero en llegar a la segunda semana de un 'Grand Slam', que todavía no lo he conseguido, y luego ya veremos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos