Master 1000 de Canada

Nadal, 80 títulos y credenciales para el US Open

Nadal celebra en su duelo ante Tsitsipas./REUTERS
Nadal celebra en su duelo ante Tsitsipas. / REUTERS

El español firma el título 80 de su carrera en el Masters 1.000 de Canadá y pone sobre la mesa sus credenciales para revalidar el título en el Abierto de los Estados Unidos

MANUEL SÁNCHEZ

Fueron casi cinco años de espera, pero Rafael Nadal volvió a ganar un Masters 1.000 sobre pista dura y lo hizo en Canadá y como primer paso para el gran objetivo, el Abierto de los Estados Unidos. Con el cemento de Toronto como espectador de primera fila, Nadal firmó el título 80 de su carrera deportiva ante el griego Stefanos Tsitsipas por 6-2 y 7-6 (4) en el que supone su cuarto entorchado en el gran torneo canadiense.

Tras haber besado la gloria en 2005, 2008 y 2013, el balear revivió el éxito en el país americano y se sacó la espina de no haber conquistado un trofeo de categoría Masters 1.000 desde, precisamente, su último triunfo en estas mismas tierras.

Como contrapartida de los 80 títulos estuvo el joven Tsitsipas, de 20 años, cumplidos el mismo día de la final, y con la titánica tarea de ser el primer tenista en vencer a cinco 'top 10' en el camino hasta la gloria. En su bolsillo llevó las victorias ante Dominic Thiem, Novak Djokovic, Alexander Zverev y Kevin Anderson y aspiró a su primer gran triunfo en el circuito ante quien ya le apartó de la gloria en el Conde de Godó.

Aquel día, hace cuatro escasos meses, Nadal abrió una brecha con la llamada Nueva Generación. En casa, dejó a Tsitsipas en tres juegos para sumar su undécimo Godó y le demostró que mucho tendría que mejorar para hacerle daño en arcilla y en el tenis en general, aunque haya doce años de diferencia entre la biografía de uno y otro.

Esta vez, las condiciones eran más favorables al griego, quien va dando los pasos necesarios, como demostró en las rondas anteriores, para que su nombre suene con fuerza en el presente más próximo. De momento, ya es el número 27 del mundo, el tope de su carrera.

Nadal, que apeó a Stan Wawrinka, Marin Cilic y Karen Khachanov esta semana, arrancó un duelo de reveses y estilos con Tsitsipas, quien respondió al fuego cruzado con su plástico revés a una mano, mortal cuando toma trayectoria cruzada.

Nadal frena el ímpetu de Tsitsipas

El espejismo de un primer juego ganado en blanco por el griego se lo llevó por delante un manacorense encendido, como el rojo de su camiseta, y arrasador. Dos roturas consecutivas devolvieron a la tierra a Tsitsipas y le recordaron la lección de la Ciudad Condal. Por entonces, Nadal lo pasó por encima en menos de una hora y veinte minutos, esta vez se fue set arriba en 35 minutos.

La paliza iba camino de ser rápida e, incluso, indolora, ya que el nivel del español distó a años luz de los tenues destellos de Tsitsipas, quien descubrió la gran diferencia entre ganar a Djokovic en octavos y enfrentarse a Nadal en una final. El instinto de Nadal le obligó a no aflojar y el cansancio acumulado de Tsitsipas afloró, pero el joven aún sacó fuerzas de flaqueza para dar un gran susto al campeón de 17 Grandes. Nadal llegó al 5-4 a favor con tan solo tres puntos cedidos al servicio, pero, en el momento más importante, se dejó cuatro y con ello el saque, lo que dio alas a Tsitsipas, que llegó a disponer de una bola de set minutos después. Un toque milagroso en la red, con la pelota cayendo muerta al otro lado, salvó a Nadal del tercer set y mandó la manga a un 'tie break' en el que un tenso Nadal escapó de la quema y finiquitó la final. El español, instantes después de rugir sobre el cemento y arrodillarse sobre el mismo, aupó su cuarto título en Canadá y su Masters 1.000 número 33, lo que le sitúa con tres más que Djokovic y seis por encima de Roger Federer.

Con casi 3.800 puntos de distancia con el suizo en la clasificación mundial, el de Manacor buscará su título 81 en Cincinnati el próximo domingo, lo que supondría un doblete que no consigue nadie desde que él mismo lo hiciera en 2013. Para ver algo parecido, hay que remontarse a 2003, cuando Andy Roddick se llevó el doblete americano.

 

Fotos

Vídeos