ROMA

Pablo Carreño cae ante Shapovalov y sigue estancado con su juego

J. L. C. GIJÓN.

Pablo Carreño sigue falto de ritmo de competición y no encuentra su juego. La última y única ocasión que se enfrentó el gijonés a Denis Shapovalov, con quien perdió ayer en Roma (6-3 y 7-6), fue en el Open USA de 2017 cuando alcanzó el 'top ten'. Entonces, el asturiano vivía el mejor momento de su carrera y ganó por 7-6, 7-6 y 7-6. La diferencia es evidente.

Cabe recordar que Carreño, que cayó al puesto 43 del mundo tras iniciar el año en el 22, ha sufrido un calvario de lesiones desde mediados de 2018. En la presente temporada apenas ha jugado después de sufrir un rotura muscular en su hombro derecho a principios del pasado mes de febrero cuando tuvo que retirarse contra Pablo Cachín en Córdoba (Argentina). Desde entonces, no ha logrado pasar de las primeras rondas en los últimos torneos tras reaparecer en el Godó, donde se registraron sus únicas victorias, que fueron en dobles con Feliciano López.

Próxima parada, París

Carreño se despidió ayer del Másters 1.000 de Roma tras perder también en dobles, formando pareja con el portugués Joao Sousa, contra el francés Gilles Simon y el holandés Matwé Middlekoop, ante los que perdió por 6-7, 7-5 y 5-10. Ahora, el gijonés descansará unos días para luego poner rumbo a París de cara a disputar el torneo de Roland Garros, el segundo Gran Slam del año, en el que espera iniciar su escalada.