Pablo Carreño debutará en Roland Garros contra el portugués Joao Sousa

Carreño, durante el Open de Australia de este año. / REUTERS
Carreño, durante el Open de Australia de este año. / REUTERS

Rafa Nadal, que cayó en el lado del cuadro de Federer, debutará ante un jugador de la fase previa camino de su duodécimo trofeo

J. L. C. / AGENCIAS GIJÓN / PARÍS.

Pablo Carreño tratará de remontar vuelo en Roland Garros, segundo Grand Slam del año, donde se estrenará ante el luso Joao Sousa. El jugador gijonés, machacado por las lesiones este año, lo que le ha hecho caer al puesto 56 del mundo, tratará de iniciar su escalada ante un tenista portugués al que ya derrotó las dos veces. «Le conozco muy bien», dijo el asturiano a EL COMERCIO y apuntó que llega a París «sin dolores, pero con falta de ritmo, por lo que necesito ganar para coger confianza». En caso de pasar esta primera ronda, Carreño se medirá al vencedor del duelo entre el australiano Alex de Miñaur y el americano Bradley Klahn.

El gijonés también jugará en dobles. Lo hará con el jugador catalán Gerard Granollers, hermano de Marcell Granollers.

El sorteo del cuadro de Roland Garros determinó que Rafael Nadal debutará con un tenista de la previa y que podría verse las caras en unas hipotéticas semifinales con el suizo Roger Federer. Así, al jugador procedente de la previa con el que abrirá la búsqueda de la duodécima corona parisina, le seguirá otro jugador de la fase de clasificación. En tercera ronda sí podría estar un tenista más conocido como el belga David Goffin, quien, pese a todo, está teniendo una temporada bastante gris. En octavos de final, el argentino Guido Pella, al que Nadal batió en tres ocasiones, incluyendo una en estas pistas, o el georgiano Nikoloz Basilashvili serían algunos de los potenciales rivales, mientras que, en cuartos de final, el cabeza de serie que aparecería ahí sería Kei Nishikori, acompañado por otros nombres como el del ruso Daniil Medvedev o Pablo Carreño. Aventurándose en semifinales, Federer, número tres del mundo es el potencial rival, aunque el camino del suizo, que debutará con Lorenzo Sonego, está cargado de bombas. Schwartzman en octavos de final o Stefanos Tsitsipas, Marin Cilic o Stan Wawrinka, en cuartos de final, podrían ser sus escollos.

Además, para Federer esta es su vuelta a París después de tres años de ausencia. Nadal aseguró haberse encontrado con buenas sensaciones después de sus primeros entrenamientos en la capital francesa y alabó la nueva pista Philippe Chatrier, construida después de que el año pasado se demoliera la antigua.