TENIS

Pablo Carreño cae en su estreno en el Abierto de Estoril

E. A. GIJÓN.

Le está costando recuperar su mejor momento a Pablo Carreño en este 2019. El deportista gijonés aún está pagando sus molestias en el hombre izquierdo, que le han mantenido más de dos meses alejado de las pistas.

Si la semana pasada cayó en su reaparición en el Conde de Godó ante el francés Benoit Paire, ayer sucumbió también en su estreno en el Abierto de Estoril, en el que defendía el título cosechado el pasado año. En este ocasión, ante el también galo Jeremy Chardy (42 del ránking) por 5-7, 6-1 y 6-2, en dos horas y siete minutos de juego.

Pablo Carreño sigue intentando recuperar el ritmo competitivo y eso solo se logra con partidos. El tenista asturiano arrancaba en un torneo de grato recuerdo para él. En Estoril ganó en 2017 y acumulaba tres años consecutivos llegando como mínimo a semifinales. Ayer no pudo.

Pese a un buen comienzo en un primer set igualado, en el que mostró su mejor versión duante algunos de los juegos, Carreño fue de más a menos al pagar su falta de partidos.