Sergio Gutiérrez es el nuevo campeón del Nespral

Sergio Gutiérrez, durante su partido por el título del torneo gijonés contra Jordi Muñoz, ayer en el Club Tenis Gijón. /  JUAN CARLOS TUERO
Sergio Gutiérrez, durante su partido por el título del torneo gijonés contra Jordi Muñoz, ayer en el Club Tenis Gijón. / JUAN CARLOS TUERO

El tenista alicantino se impuso en la gran final a Jordi Muñoz que vendió cara su derrota después de superar problemas físicos

J. L. C. / P. M.GIJÓN.

Sergio Gutiérrez se proclamó campeón de la 56 edición del Torneo Dionisio Nespral, que finalizó en la noche de ayer en las pistas del Club Tenis Gijón, al jugador hispano-venezolano Jordi Muñoz, por un resultado de 4-6, 6-3 y 6-4, tras una maratoniano encuentro que tuvo una duración de dos horas y veinte minutos.

El alicantino sucede así en el palmarés al catalán Tommy Robredo que se había proclamado vencedor los dos años precedentes, dominando la competición en sus últimas ediciones.

Con una rotura de servicio a su favor en el primer juego, dio la impresión que Gutiérrez iba a disfrutar de otra tarde tranquila. Nada más lejos de la realidad. Muñoz adoptó a la perfección el papel de tapado y creció con el paso del encuentro. No se limitó a contrarrestar los arreones puntuales del primer cabeza de serie, sino que llevó la voz cantante durante muchas fases de un juego, que resultó de gran nivel.

El hispano-venezolano aprovechó uno de los múltiples lapsus de concentración de Gutiérrez para conseguir su segundo 'break' de la tarde y apuntarse de esta forma la primera manga. No obstante, al igual que durante su semifinal frente a Roberto Menéndez, un mal comienzo de segundo set diezmaba sus opciones de dar la campanada en la gran final a la que llegó crecido. Más afinado al servicio, Gutiérrez niveló la contienda. Así las cosas, el torneo se iba a decidir en el set definitivo.

El comienzo del tercer parcial perteneció totalmente a Gutiérrez. Muñoz comenzó a sentir molestias en el aductor, hasta el punto de requerir asistencia médica con un 3-0 abajo en el marcador. La final se puso muy cuesta arriba. Con 5-0 y 30-40, el zurdo levantó su primera bola de partido.

A partir de ese momento, las gradas del Real Club Tenis Gijón, deseosas de más tenis de mayor brillo, animaron sin ningún tipo de reparos a Muñoz, que parecía reaccionar. Pese a las molestias físicas, los puntos y juegos comenzaron a caer del lado del sexto favorito. Gutiérrez, incapaz de cerrar el duelo, reprochó algunos aplausos del público tras sus fallos. En un visto y no visto, Muñoz dispuso de una pelota franca de derecha para colocar el empate a cinco. Sin embargo, el actual número 62 de España estrelló esa derecha en la red y, unos instantes después, Gutiérrez remató la faena.

Sin duda se vio un excelente torneo en las instalaciones del club ubicado en Somió con algunos de los mejores jugadores jóvenes del panorama nacional, la mayor parte de ellos entre los primeros cien del ránking español. Parece un buen acierto por parte del Tenis Gijón, que preside Marcos Antuña, este cambio de filosofía.

En los últimos años se apostó por traer tenistas prácticamente retirados, que venían con el único propósito de realizar partidos a modo de exhibición. En este sentido, el Dionisio Nespral ha ganado en cuanto a espectáculo y calidad.