Tenis

Toni Nadal: «Carreño aún tiene margen para mejorar»

El extenista Toni Nadal, en la Colegiata de San Juan Bautista, antes de iniciar su conferencia. / JOAQUÍN PAÑEDA
El extenista Toni Nadal, en la Colegiata de San Juan Bautista, antes de iniciar su conferencia. / JOAQUÍN PAÑEDA

El entrenador balear destaca del jugador gijonés que «lo hace prácticamente todo bien» y prevé que pueda «conseguir más éxitos»

DANI BUSTO GIJÓN.

Habla de su sobrino Rafael con mucho aprecio, pero sin demasiada complacencia. Sabe, sin decirlo directamente, que el halago debilita. Y también que el único camino hacia el éxito es el del esfuerzo y el trabajo diario. Con un discurso sencillo, directo y cercano, el extenista Toni Nadal participó ayer en la segunda sesión de las jornadas sobre alta capacidad y familia, organizadas por Liberbank y la Fundación Talentum, en las que habló sobre su manera de entender el deporte y los entrenamientos al más alto nivel.

En la Colegiata de San Juan Bautista y ante un patio de butacas casi sin asientos libres, Toni Nadal charló distendidamente sobre los comienzos de su sobrino en el mundo del tenis. El técnico balear fue también el entrenador de Rafa Nadal desde sus inicios hasta 2017. De hecho, el propio Toni se encargó de mantener los pies de aquel joven manacorí en la tierra cuando sus primeros raquetazos auguraban un prometedor futuro. Ninguna victoria era suficiente. Tocaba mejorar cada día.

Instantes antes de tomar la palabra ante la atenta mirada del público, Toni Nadal también tuvo tiempo para valorar el nivel del tenis asturiano, cuyo principal exponente en la actualidad es Pablo Carreño, número 21 del ránking ATP. Sobre el gijonés indicó que, a sus 27 años, es «un gran jugador que prácticamente lo hace todo bien». Del mismo modo, comentó que Carreño «todavía tiene margen de mejora, margen para seguir evolucionando en su tenis», y prevé que «todavía puede conseguir más éxitos».

Ya centrado en su conferencia, el preparador balear explicó que una de las claves para obtener buenos resultados pasa por «simplificar las cosas, hacerlas con la máxima naturalidad y normalidad, sin complicarse demasiado la vida». En este punto, Toni Nadal comentó varias anécdotas vividas a lo largo de su carrera como entrenador de su sobrino, actualmente número uno del tenis mundial, además de haber logrado el oro olímpico en Pekín, en 2008. El secreto, según aseguró, fue no conformarse nunca. Nada de acomodarse.

El entrenador balear incidió en la idea de que «la actitud gana a la aptitud» y recordó que el talento «ayuda al principio, pero después hay que trabajarlo o no se llegará a nada». También señaló que una de sus principales preocupaciones como entrenador es «formar el carácter de los jugadores», ya que, para él, el deporte es «una prolongación de la vida y un carácter bien formado ayuda dentro y fuera de la pista».

Las lesiones en el deporte fueron un punto tratado ayer en la conferencia. Para Toni Nadal son contratiempos que se pueden superar. Como ejemplo puso a su sobrino, quien este año «ha tenido unas cuantas lesiones», aunque recordó que «él está bastante acostumbrado y lleva muchos años dándole la vuelta a la situación», por lo que confía en que esta vez «vuelva a hacerlo».

Por su parte, Pablo Carreño conocerá hoy el nombre de su primer rival en el Masters 1.000 de Shanghai. Tras este torneo, el tenista gijonés afrontará los de Viena y París, en los que peleará por remontar puestos en el ranking mundial.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos