Los ganadores de StartInnova

Mayores de 17 años. Ganadores y finalistas en la categoría de mayores de 17 años, junto a organizadores y patrocinadores. :: citoula/
Mayores de 17 años. Ganadores y finalistas en la categoría de mayores de 17 años, junto a organizadores y patrocinadores. :: citoula

El colegio Carlos Bousoño, de Boal, y el CIFP de Langreo se imponen en el concurso educativo

JOSÉ L. GONZÁLEZGijón

Un gimnasio en Boal, propuesto por el colegio Carlos Bousoño, y una empresa de creación de música para videojuegos y audiolibros con imagen sonora, que planteó uno de los grupos del Centro integrado de Formación Profesional de Langreo. Esos son las dos ideas de negocio que han resultado ganadores de la segunda edición del proyecto StartInnova, una iniciativa que trata de llevar la cultura emprendedora a los centros escolares asturianos, en un formato que comparte las enseñanzas a través de una plataforma telemática, con la emoción de un concurso.

EL PROGRAMA

Organiza: EL COMERCIO
Patrocinadores: Fundación EdP, Fade, Ayuntamiento de Gijón, Caja Rural y Aenor.
Colaboradores: Universidad de Oviedo; CEEI; Azvase; Zitrón; Tresa; Funerarias del Occidente; Cámara Oficial de Industria, Comercio y Navegación de Oviedo; GestNalón, Trasdos y Real Grupo de Cultura Covadonga.
Participantes: CPEB Carlos Bousoño (Boal); CIFP de Langreo; Colegio San Fernando y Colegio Salesianos Santo Ángel (Avilés); Fundación Revillagigedo, Colegio Inmaculada, Instituto Doña Jimena y Colegio La Asunción (Gijón); IES Monte Naranco y Escuela Europea FP (Oviedo); IES El Batán (Mieres).

El jurado no lo tuvo nada fácil en una jornada celebrada en el Centro de Cultura Antiguo Instituto, en la que los nervios de los diez grupos que llegaron a la final se sintieron desde primera hora de la mañana. Los alumnos, divididos en dos categorías (16 y 17 años y mayores de 17 años), tuvieron que ponerse frente a un jurado compuesto por profesores de la Universidad de Oviedo, representantes del ámbito empresarial asturiano y del diario EL COMERCIO, organizador de este proyecto. A pesar de los nervios, los aspirantes a emprendedores cumplieron con creces. «Lo habéis hecho magníficamente. Las presentaciones han sido realmente brillantes. Lo hemos tenido muy difícil, con puntuaciones muy ajustadas y una clasificación que se decidió por décimas», explicó a los participantes el jefe de Edición de este diario, Marcelino Gutiérrez.

La jornada fue intensa. Abrió la mañana uno de los dos grupos del colegio La Asunción, que logró acceder a la final con su propuesta HappyCan, una residencia para perros en las afueras de Gijón. Porque, en esta final, hubo un poco de todo. De hecho, sus compañeros de centro se decantaron por un restaurante molecular, una idea que tenía en la innovación su punto fuerte. Por la gastronomía se decantó también el colegio Santo Ángel, que defendió la creación de un restaurante en Oviedo donde se ofrece la posibilidad de personalizar los menús por encargo, atendiendo incluso a especificaciones relacionadas con la salud.

El IES Doña Jimena, por su parte, planteó un dispositivo que permite evitar los reflejos de los rayos del sol en las pantallas de teléfonos móviles y tabletas de todo tipo, aunque los que se llevaron el triunfo finalmente fueron aquellos que hicieron una propuesta que, a priori, podía parecer poco innnovadora. El gimnasio del colegio Carlos Bousoño, de Boal, convenció al jurado, cuya nota, unida a la que ya le habían dado los evaluadores en fases anteriores del concurso, les sirvió para alzarse por segundo año consecutivo con el primer premio.

Y es que los alumnos de este centro, tenían clara su principal fortaleza: la falta de competencia. Este grupo se dio cuenta de que en su concejo no había ningún gimnasio, pero sí mucha gente que se desplazaba a Navia para acceder a este servicio. Así que plantearon cubrir esa necesidad y hacerlo, además, llegando a un amplio abanico de edades, añadiendo actividades como baile o zumba a la oferta típica de este tipo de instalaciones.

Wikihakka

La tarde contó con la misma emoción. Los alumnos de la categoría de mayores de 17 años tampoco estaban dispuestos a dar facilidades al jurado. Su mayor experiencia se notó en las exposiciones de los trabajos, que alcanzaron cotas muy altas, y también en el tono de las respuestas a las preguntas del jurado, muy bien resueltas por parte de los alumnos.

En esta categoría, había un centro que dominó con claridad el concurso. Se trata del Centro Integrado de Formación Profesional de Langreo, que metió a cuatro de sus grupos en la final y que logró que uno de ellos se hiciera con el primer premio. Se trata de Wikihakka, una idea de negocio que plantea la creación de música para videojuegos y audiolibros con imagen sonora, dos campos con mucho potencial y buenas perspectivas de futuro. Los alumnos lograron además completar un proyecto trabajado con una exposición brillante y una gran facilidad para resolver las dudas del jurado. El grupo del IES Monte Naranco, que planteó una tienda de venta y reparación de componentes informáticos que incluye un 'ciber', quedó en segunda posición. El Tercero fue para Music Xpress, el cuarto para KeepShooting y el quinto, para Sound Connection.

El acto contó con la presencia de numerosas personalidades en representación de empresas e instituciones que colaboran con este proyecto. Asistieron Nuria Canel y Alberto González (FADE), Beatriz Junquera y José Manuel Montes (Universidad de Oviedo), Pedro Ortea (Tresa), Juan Lucas (Aenor), Ángel Moraleda (Fundación EdP), Enrique Tamargo (Grupo de Cultura Covadonga), Marcelino Fernández (Caja Rural), Daniel Iglesias (Funerarias del Occidente), Nacho Iglesias (Cámara de Comercio de Oviedo), José Noval y Pablo Morán (Tras Dos) y Cristina Fanjul (CEEI).