Antonio Tajani: «El trabajo no es una cuestión política, sino moral»

Antonio Tajani destapa la placa de la calle que lleva su nombre./
Antonio Tajani destapa la placa de la calle que lleva su nombre.

El vicepresidente del Parlamento Europeo y excomisario de Industria ha sido recibido por la alcaldesa en el Ayuntamiento de Gijón y después se ha desplazado a la calle que llevará su nombre, como agradecimiento de la ciudad por las gestiones que realizó y que permitieron la reapertura de la factoría de amortiguadores de Tenneco

EFEoviedo

El vicepresidente del Parlamento Europeo y excomisario de Industria, Antonio Tajani, ha invitado hoy a los trabajadores europeos a "seguir el ejemplo" de los de Tenneco, que lograron la "conquista" de reabrir la fábrica de amortiguadores de Gijón con el apoyo de las instituciones.

En el acto de inauguración de una calle con su nombre, ubicada junto a la planta de amortiguadores de Gijón, Tajani ha destacado la unidad y el consenso alcanzado por los empleados, los partidos políticos y las instituciones como un factor importante en el mantenimiento de la producción en la ciudad.

El Ayuntamiento de Gijón aprobó dar el nombre de Antonio Tajani a una calle de 300 metros en agradecimiento a las gestiones que realizó el entonces comisario de Industria para evitar el cierre definitivo de la fábrica. Al acto han asistido el presidente del Principado de Asturias, Javier Fernández, y representantes de todas las fuerzas políticas con representación en las instituciones de la región.

Los trabajadores de Tenneco le han obsequiado con una fotografía de la plantilla y una camiseta del Sporting con su nombre en la espalda. "Cuando recuerdo cómo se desarrolló la historia, me alegro de que haya a habido tanto consenso porque el paro es un problema de todos, no es de izquierdas ni de derechas, y el trabajo no es una cuestión política sino moral", ha dicho.

Tajani ha considerado que, "en un momento en el crecen los populismos, hay que actuar con altura de miras porque Europa no es solo de los bancos sino también de los ciudadanos".

El vicepresidente del Parlamento Europeo ha valorado la "inteligencia" con que los trabajadores de la planta gijonesa "defendieron sus derechos, acudiendo a las instituciones comunitarias a pedir ayuda". Tajani ha reconocido "haber sido duro" en las negociaciones con la empresa porque "no alcanzaba a comprender la lógica de la decisión" de trasladar la producción de Gijón a una planta en Rusia.

"Ahora tenemos que cuidar las inversiones extranjeras en Europa y no solo eso sino también atraer otras", ha afirmado. Ha destacado además que el sector del automóvil está creciendo y que España "ha hecho esfuerzos con coraje y los resultados comienzan a verse".

El presidente del comité de empresa de Tenneco Gijón, Isaac Pérez, ha dicho que Tajani "se merece" tener una calle junto a la fabrica que reconozca el trabajo que ha hecho para que "una histórica fabrica en un barrio obrero de Gijón no desapareciera".

La fábrica de amortiguadores volvió a la actividad el pasado mes de julio después de varios meses de inactividad ante el despido colectivo realizado por la multinacional estadounidense. Tajani se involucró personalmente en el conflicto laboral y propició varios encuentros con la dirección mundial de Tenneco que acabaron con el compromiso de la multinacional de reabrir la planta con un ajuste de plantilla, que pasó de 216 a 117 trabajadores.