Una treintena de personas exigen una investigación sobre accidente de Cerredo

Tras el accidente, ocurrido el 12 de julio de 2012, se produjeron unos incidentes por el que fueron condenados cinco trabajadores a dos años y medios de prisión

EFE

Una treintena de personas han reivindicado hoy en Oviedo ante la Dirección de Seguridad Minera una investigación del accidente minero en Cerredo, ocurrido el 12 de julio de 2012, tras el que se produjeron unos incidentes por el que fueron condenados cinco trabajadores a dos años y medios de prisión.

Durante la protesta, convocada ante la sede de la Consejería de Economía y Empleo por la Corriente Sindical de Izquierda y Asturies en Pie, los manifestantes han mostrado una pancarta en la que reclaman una investigación que esclarezca el accidente ocurrido en la explotación carbonífera.

El portavoz de los trabajadores, Paco Iglesias, ha subrayado que a raíz del suceso cinco trabajadores fueron condenados por socorrer a sus compañeros accidentados, después de una actitud "negligente e irresponsable" de uno de los capataces de la empresa en el origen del accidente y su actuación posterior "pusiera el peligro" la vida de esos empleados.

"Ante un accidente tiene que haber una investigación, dudamos que se haya hecho, pero por si acaso pedimos toda la documentación", ha apuntado Iglesias, que rechaza que sea catalogado como "incidente", y exige que se depuren todas las responsabilidades que existan.

Además, se pregunta si no merecen una investigación algunas actuaciones "irracionales" como disparar goma dos cuando tres trabajadores se encontraban atrapados en la mina, "amenazar" a empleados accidentados con despedirlos si denunciaban el accidente o transportarlos en un vehículo no autorizado hasta los vestuarios, en lugar de llevarlos a un centro médico.

En opinión de Iglesias, los cinco condenados lo "único" que hicieron fue "poner en manos de los servicios médicos a los compañeros heridos".

Ha señalado que los trabajadores se encuentran a la espera del fallo de la Audiencia Provincial tras el recurso presentado a la sentencia dictada por el Juzgado de lo Penal número 3 de Oviedo que condenó a los cinco mineros por un delito de atentado, otro de daños y una falta de lesiones a penas de dos años y seis de prisión a cada uno de ellos al considerar probada la agresión al ingeniero de la empresa Uminsa en julio de 2012.

El fallo recogió que el ingeniero como consecuencia de la agresión sufrió traumatismo craneoencefálico con hematomas, herida inciso-contusa en el pabellón auricular derecho, contusiones y hematomas en región posterior del cuello y antebrazo izquierdo y policontusiones en el abdomen y región lumbar.