Un sindicalista en la Moncloa

«Ya sé que algunos hablan de pinza en el Ayuntamiento de Gijón entre Foro y la Corriente, pero no hacemos caso. Nosotros acabamos de recurrir el Plan General de Ordenación», apunta. «La CSI siempre ha mantenido su independencia política, y hemos tratado con todo el mundo: con Felipe González, al que tuvimos de abogado, con Cascos...». Recuerda que él y Cándido González Carnero han sido de los pocos sindicalistas asturianos que han entrado en La Moncloa. Les recibió Francisco Álvarez-Cascos cuando, estando Aznar de viaje, ejercía de presidente en funciones. «Fuimos a exponer la problemática del sector naval, y nos llevaron a la sala del Consejo de Ministros donde hay libros que nadie mira y forman parte del decorado», recuerda como anécdota.

Sobre el 26-J, sea cual sea el resultado, Morala dice «no tener esperanzas», porque «quienes gobiernan no mandan. Mandan el euro y el Banco Central Europeo. Ya vimos lo qué pasó en Grecia».