Más de 45.000 jóvenes dejaron la región en la última década

Aunque la mayoría busca suerte laboral en otra comunidad, también hay más de 17.000 jóvenes que pusieron rumbo al extranjero desde 2008

L. CASTROGIJÓN.

Los asturianos seremos los más viejos de España en 2032, con una media de edad de 51 años. Es la previsión que hace el Instituto Nacional de Estadística (INE) y aunque aún quedan más de veinte años para llegar a ese momento, los datos demográficos de Asturias en la última década no van muy desencaminados con ella. El 25,7% de los habitantes sobrepasa ya los 65 años y en el último año murieron 7.503 personas más de las que nacieron. La baja natalidad es la principal responsable de este fenómeno, pero también influye mucho la imposibilidad de retener a la población joven en el territorio por la escasez de oportunidades laborales de calidad.

Tanto es así, que más de 45.000 personas entre 15 y 34 años dejaron la región en la última década. De ellos, la mayoría buscaron una oportunidad laboral en otra comunidad autónoma del país, pero también hay muchos, 17.077 jóvenes que hicieron las maletas y pusieron rumbo al extranjero. Las pocas ofertas de empleo que se generaban durante la crisis exigían un grado de experiencia que muchos menores de 25 o, incluso, de 30 años no podían cumplir y decidieron iniciar su vida laboral en otro país. La escasez, además, de trabajos de calidad y estables animaron también a muchos otros a abandonar Asturias junto a quienes se quedaron sin empleo en los años más duros de la crisis.

La recuperación económica iniciada en 2017 no ha frenado el exilio, pues desde entonces son 2.873 los jóvenes que pusieron rumbo a otro país. De hecho el número de estudiantes que buscan empleo en la región se desplomó solo en el último año más de un 11%, tal y como publicó este periódico el pasado martes. Además de la marcha de savia nueva, fundamental para rejuvenecer las plantillas, está la fuga de talentos. Una gran parte de quienes ponen rumbo al extranjero tienen una titulación superior universitaria o de Formación Profesional. El sistema educativo español hace un gasto importante para formar a sus estudiantes, pero en muchos casos no llega a recuperar la inversión porque llevan a cabo su vida profesional fuera.

«Emigran en busca de un futuro laboral que Asturias les niega», lamenta Ana María Rodríguez, de CC OO. «Asturias no es región para jóvenes y no es ser agorera, es la realidad. Somos la región europea con menos jóvenes menores de 30 años», sentencia.