Los alcaldes de los municipios mineros urgen a Ribera a concretar alternativas para las Cuencas

Los alcaldes de los municipios mineros urgen a Ribera a concretar alternativas para las Cuencas

Esperan que las reuniones con la ministra se traduzcan, «a la mayor brevedad, en soluciones reales» y no se queden «en mero papel mojado»

LAURA CASTRO GIJÓN.

Ven con buenos ojos la «moderación del mensaje» que transmitió la ministra Teresa Ribera durante la reunión con los representantes de la Asociación española de las Comarcas Mineras (Acom). Sin embargo, los alcaldes de las Cuencas no terminan de confiar plenamente en que el compromiso de «dilatar todo lo posible» el cierre de las minas y las térmicas de carbón se traduzca en acciones reales. Los municipios mineros necesitan empleo, una «reactivación» del territorio y debe hacerse de manera «urgente», defienden sus regidores. Por eso, le exigen a la ministra que concrete cuanto antes las alternativas y los planes que tiene para que las Cuencas no sufran una «desertización aún mayor» a causa del proceso de transición energética.

«Le pido que seamos serios. El papel lo soporta todo, pero la realidad es el día a día de quienes vivimos aquí. Es necesario un cambio paulatino y que las Cuencas tengan una recompensa en forma de empleo. La gente quiere hechos y no palabras», espetó la alcaldesa de Lena, Genma Álvarez. En términos similares, se expresó su homólogo en el concejo de San Martín del Rey Aurelio, Enrique Fernández, quien reclamaba, además, premura en la toma de decisiones. «Le podemos conceder una cortersía mínima por ser un Gobierno que acaba de llegar, pero en estas comarcas urgen hechos, acciones y medidas que permitan revertir la situación tan dramática que vivimos», indicó Fernández.

Interpretaron cierta flexibilidad en las palabras de la ministra a Acom y son conscientes de que la transición energética se dará «sí o sí», pero esperan que se haga de una manera paulatina y poniendo a los habitantes de las cuencas y a sus puestos de trabajo por delante. Ribera dio «un poco de aliento a los municipios mineros y todo lo que recibamos en la gegociación será bienvenido», valoró Ana Díaz, regidora de Riosa. Añadió, sin embargo, que «vemos el fin de la minería sobre la mesa, pero no salidas ni alternativas. Esta zona vive una situación complicadísima y necesitamos que de todas estas reuniones y voluntades salgan decisiones firmes y rápidas», señaló Ana Díaz, regidora de Riosa.

Al final se trata, según apuntó el alcalde de Aller, David Moreno, de que el nuevo ministerio «tome cartas en el asunto y tenga en cuenta a un sector estratégico para el país». Moreno se mostró esperanzado en que la reunión con Acom haya servido para «asentar las bases de una reactivación real en las cuencas mineras» y para mantener, también, «un diálogo abierto con los propios territorios afectados, que tienen mucho que decir y son los que conocen mejor las necesidades de estas comarcas».

Un frente unido

Los regidores de los municipios mineros no fueron los únicos que reaccionaron ante el giro del Gobierno central, que aboga ahora por una descarbonización más lenta y consensuada. Sindicatos, empresarios y Principado confían en que todas las reuniones con el Ejecutivo de Pedro Sánchez acaben llegando a buen puerto. «Ahora parece que Ribera tiene un mensaje más moderado y acorde a las necesidades de Asturias», entendió Belarmino Feito, presidente de la Federación Asturiana de Empresarios (Fade). Aunque aseguró que «no hay nada hecho», destacó la «alineación» que se produjo en torno a la transición energética por parte de todos los agentes sociales y partidos políticos. «Esto debe servirnos de base para el futuro. Creo que todos juntos podemos conseguir muchas cosas», apuntó Feito.

Desde el Principado confían en que el Ejecutivo de Sánchez «rectifique» su planteamiento inicial. Así lo explicó Guillermo Martínez, consejero de Presidencia, quien añadió que «nuestra reivindicación sigue siendo la misma: una transición pausada y pactada. Esperamos que se atienda».

Por su parte, el secretario general de SOMA-Fitag-UGT, José Luis Alperi, señaló que «lo más importante es que se vaya tomando conciencia de que la descarbonización no debe penalizar a las cuencas». Más crítico se mostró Damián Manzano, secretario general de Industria de CC OO. «Queremos ver alternativas y no compensaciones como las del pasado, que causaron una desertización. Han pasado dos meses desde que llegaron al Gobierno y seguimos con las manos vacías, solo hay palabras, pero no hechos», dijo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos