«Los astilleros vamos saliendo del agujero, pero el mercado sigue flojo»

Álvaro Platero. / DANIEL MORA
Álvaro Platero. / DANIEL MORA

L. CASTRO OVIEDO.

Acabó la carrera de Ingeniería Naval y se metió en el negocio familiar, el astillero de su abuelo. Desde entonces, el castropolense Álvaro Platero, premio Ingeniero del Año a la 'Gran Trayectoria Profesional', no dejó de trabajar para adaptarlo a los nuevos tiempos. Implantó nuevas tecnologías y sistemas de diseño que llevaron al negocio tradicional de «la cola de España a la cabeza de Europa», donde lucha por mantenerse a pesar de la crisis económica.

-Acaban de reconocer como «excelente» su trayectoria profesional. ¿Cómo se siente?

-Para mí es un honor y espero que no sea la última vez que este premio recaiga en un ingeniero naval. Quienes me preceden son profesionales muy prestigiosos y valorados, así que estoy encantado de pertenecer también a este 'club'.

-Es uno de esos ingenieros que prefieren dirigir su propia empresa...

-En mi caso se complementaron muy bien las dos facetas: emprendimiento e ingeniería. Tuve la suerte de heredar de mi abuelo el astillero, pero se parecía muy poco al que hay actualmente. Trabajé muy duro por modernizarlo, pero para mí es un orgullo continuar con este legado familiar y a mis hijos también les gusta así que espero que continúe algunos años más.

-¿Cuáles son las principales inversiones en innovación que realizó en el astillero?

-Aplicamos las nuevas tecnologías en prácticamente todas las fases de producción. En diseño, por ejemplo, tenemos un sistema CAD-CAM -diseño asistido por ordenador- y también implantamos otras tecnologías en la fase de fabricación. Partí con una ventaja importante y es que mi abuelo era una persona mayor y el astillero estaba muy atrasado. Con toda esta modernización pasamos de estar a la cola de España a ocupar los puestos de cabeza en Europa en la tecnología naval. Muchos astilleros nos desarrollamos a la vez y a mí me tocó estar en el sitio y el momento adecuados. Ahora no podemos parar, porque la innovación evoluciona muy rápido e, incluso, nos cuesta estar al día, pero me parece un ámbito apasionante.

-¿Cuál es la situación que vive el sector naval en Asturias?

-Pasamos un bache muy gordo con la crisis económica nacional e internacional y, en particular, con todos los problemas derivados del famoso 'tax lease' de Joaquín Almunia. Digamos que todo eso hizo estragos en la construcción naval durante años y todavía estamos pagando el pato. Vamos saliendo del agujero, pero el mercado sigue estando flojo. Seguimos peleando porque esto mejore y, de momento, no nos quejamos, pero sí que hay que reconocer que el mercado no está viviendo un momento muy boyante.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos