Asturias, a la cabeza de las comunidades con los precios de combustibles más altos

Asturias, a la cabeza de las comunidades con los precios de combustibles más altosGráfico

La región, solo superada por Baleares, es la única junto a Cantabria que no dispone de una red de oleoductos, por lo que el transporte es más caro

LAURA CASTROGIJÓN.

Asturias es la comunidad peninsular donde la gasolina y el gasóleo son más caros, 1,389 y 1,295 euros por litro, respectivamente, según el último informe publicado por el Ministerio para la Transición Ecológica, correspondiente a mayo. Solo Baleares supera estos precios. Era de esperar que la entrada en vigor del Impuesto Especial sobre Hidrocarburos -aprobado en los últimos Presupuestos Generales del Gobierno de Rajoy, en 2018- hubiera reducido las diferencias entre las comunidades autónomas, pero no ha sido así.

El objetivo era sustituir el 'céntimo sanitario' -anulado por la justicia europea- incorporándolo a este nuevo tributo, de manera que todos los territorios aplicaran el mismo tipo impositivo. Para hacerlo, el Ejecutivo de entonces optó por subir la tasa en aquellos territorios que hasta ahora mantenían una tributación más suave y fijó el gravamen en 7,2 céntimos de euro por litro de combustible (2,4 céntimos de recaudación estatal y lo restante por la implantación del tipo más alto autonómico). Asturias ya lo había aplicado para la gasolina, sin embargo, para el diésel era de cuatro céntimos. Con el cambio se elevó a 4,8. Lo lógico era pensar que la diferencia de precios con el resto del país se reduciría.

Sin embargo, en lugar de perder puestos en la clasificación de los territorios más caros, mantuvo su puesto o, incluso, escaló peldaños. En diciembre ya era la segunda comunidad con el precio de la gasolina más elevado, tras Baleares, pero en el caso del diésel era la tercera, después de Baleares y Galicia. Según el informe del Gobierno, Asturias ha pasado a ser el segundo territorio del país con los carburantes más caros.

¿Cómo se explica? Resulta que los problemas de conectividad del Principado, debido en gran parte a su difícil orografía, influyen, además de en el sector turístico y en las empresas regionales, en el precio de los combustibles. Ni uno solo de los más de 4.000 kilómetros de oleoductos que la Compañía Logística de Hidrocarburos (CHL), principal transportista de productos petrolíferos de España, pasa por la región. La gasolina y el gasóleo llegan únicamente a través del puerto de El Musel, donde su almacenamiento y descarga son más caros. «Entre el alquiler del espacio y la logística, los combustibles son en torno a un céntimo más caros», explica José María Barrero, presidente de la Asociación Profesional de Estaciones de Servicio de Asturias. «Es más barato traer el gasóleo y la gasolina por tierra que por mar», sentencia.

Y a las trabas en materia logística hay que sumar también las variaciones de precio del petróleo. De hecho, descontando los impuestos, el precio del litro de gasolina pasó de ser de 55,6 céntimos de euro en diciembre del año pasado a 67,5 en mayo y, en el caso del diésel, pasó de 60,3 céntimos a 69,2. «Aunque se iguale la fiscalidad, siempre va a haber diferencias por estos dos parámetros», señala Ovidio de la Roza, presidente del Comité Nacional de Transporte por Carretera (CNTC) y de la Asociación de Empresarios del Transporte y Aparcamientos de Asturias (Asetra).

Más información

Competencia «brutal»

Además de las dificultades de distribución, en la cornisa cantábrica hay una «competencia brutal» entre las diferentes gasolineras, según asegura Barrero. Por eso, no es de extrañar que Galicia, Cantabria y País Vasco sean también de las regiones más caras para repostar.

La ubicación de las gasolineras también juega un papel clave en el precio final. Según Barrero, puede haber hasta 5 céntimos de diferencia entre una estación de la zona centro y otra de las alas, especialmente si está también alejada de las principales autovías.