Asume que la luz subirá más, pero acota su actuación a las familias vulnerables

JOSÉ M. CAMARERO MADRID.

La ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha anticipado que su departamento está trabajando en un paquete de medidas para actuar «a corto plazo» sobre «los elementos que tienen un peso específico en la factura de la luz», como pueden ser los impuestos, los peajes fijos o el sistema de formación de costes, para hacer frente a los incrementos de precios registrados en las últimas semanas. Sin embargo, Ribera reconoce que «en muchos componentes del recibo el Gobierno está muy lejos de poder legislar». Esto es, que el mercado seguirá definiendo el coste de la electricidad, que el martes alcanzó su máximo diario en lo que va de año, en los 75 euros/Mwh.

La responsable ecológica del Ejecutivo ha augurado que, tal y como estiman todos los analistas del sector, «las expectativas pasan porque pueda seguir subiendo» el precio de la luz en las próximas semanas, e incluso hasta final de año. Los futuros -el mercado donde se negocian los precios a corto y medio plazo- prevén que el coste del 'pool' diario se sitúe por encima de los 70 euros/Mwh hasta final de año. Así, 2018 podría acabar siendo el ejercicio más caro de la historia.

Ante esta situación, Ribera apuesta por «acometer medidas para estar seguros de que esta situación no incide negativamente en la economía ni en los colectivos sociales más afectados». Será el día 19 cuando expondrá en el Congreso las propuestas que pretende llevar a cabo el Ejecutivo para paliar la subida de la luz, aunque la ministra de Transición Ecológica -de cuya cartera dependen las competencias energéticas- tiene en su punto de mira fundamentalmente a los«colectivos más vulnerables» para que puedan beneficiarse de sus decisiones.

Ribera quiere «consolidar el compromiso con esos colectivos, porque en el esquema actual se ha olvidado el peso social y la importancia social que tiene el acceso a la energía y su impacto, que agrava las desigualdades». La ministra critica que esos precios «contrastan con las subidas de los salarios, que son mucho menores, o de las prestaciones sociales». Pero en ningún momento se refirió ayer a la posibilidad de lograr una rebaja generalizada del recibo.

Entre las medidas que se encuentran en vigor para paliar los efectos del precio de la luz se configura el nuevo bono social, con descuentos en la parte del consumo que van del 25% al 40%. De hecho, el próximo día 8 de octubre se cumple el plazo para que los posibles perceptores puedan solicitarlo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos