La banca también asumirá la mayor parte de los gastos hipotecarios a partir de ahora

Interior de una oficina bancaria. /R. C.
Interior de una oficina bancaria. / R. C.

La ley hipotecaria obliga a las entidades a pagar todas las facturas (notaría, registro, etc.), excepto la tasación, que deberá abonar el cliente

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

La Comisión de Economía que negocia la reforma de la ley hipotecaria ha avanzado sustancialmente en sus trabajos, después de la sentencia del Tribunal Supremo sobre el impuesto de las hipotecas, hasta tal punto que los grupos han acordado cómo será el reparto de los gastos iniciales que se pagan al constituir un préstamo sobre una vivienda: serán los bancos los que carguen, a partir de ahora, con la mayor parte de esas facturas, frente a lo que ocurría actualmente, con los clientes liquidando la mayor parte de esos costes.

En concreto, los diputados han acordado dejar al consumidor el pago de la tasación de la vivienda que se va a financiar mediante una hipoteca. El resto lo pagarán las entidades financieras, tal y como explican fuentes cercanas a la comisión. El banco deberá asumir los gastos correspondientes a la escritura de la hipoteca, la gestoría y el arancel notarial. Será el banco el que tenga que pagar los costes de la primera copia del contrato, aunque en caso de que el cliente solicite una copia, deberá asumir su coste.

El texto normativo definirá «de forma clara y explícita» qué partidas asume cada una de las partes a la hora de establecer la firma de la hipoteca «para evitar problemas y conflictos» como los acaecidos hasta ahora, según ha explicado el diputado del PSOE en la comisión, Gonzalo Palacín, a la salida de la reunión. Los diputados admiten que el último fallo del Supremo ha agilizado las negociaciones para dotar de un sistema más favorable al consumidor.

Para una hipoteca media de 125.000 euros, se establecer unos gastos de unos 3.000 euros. De ellos, unos 1.600 euros corresponderían al Impuesto de Actos Jurídicos Documentados (AJD), que también paga ya la banca; otros 670 euros de notaría; y 180 euros más del registro de la propiedad. En total, 2.450 euros que pagarán las entidades, un 81%.

Otros 350 euros corresponderían a la tasación, que es la que va a abonar el cliente, como hacía hasta ahora. Los diputados justifican que los consumidores sigan manteniendo este gasto porque es el único en el que, teóricamente, pueden elegir la compañía que calcule esa valoración, aunque en la mayoría de los casos suele ser la firma asociada a la entidad.

En este reparto también se ha dispuesto que la entidad financiera asuma el impuesto de actos jurídicos documentados, en línea con el decreto ley aprobado por el Gobierno en el pasado Consejo de Ministros y en contra de la decisión adoptada por el alto tribunal la semana pasada.

La Comisión que elabora esta reforma de la Ley de Crédito Hipotecario aún no ha llegado a un acuerdo sobre otra de las polémicas cuestiones que rodean este texto: la comisión por vencimiento anticipado que aplican las entidades cuando se registran impagos de las cuotas mensuales. Será la próxima semana cuando definitivamente finalice la ponencia y el texto pase al Senado para estar aprobado antes de fin de año o principios de 2019.

 

Fotos

Vídeos