Novacaixagalicia, bajo sospecha por 1.000 millones prestados por los antiguos gestores

El FROB denuncia a la Fiscalía otras cuatro operaciones, la mayoría refinanciaciones de créditos y cancelaciones de deudas, porque "presentan indicios de irregularidad"

JOSÉ ANTONIO BRAVOMadrid

La depuración de responsabilidades en Novacaixagalicia (NCG), nacionalizada en septiembre de 2011 tras haber recibido 2.465 millones de euros de capital público, está lejos de concluir. El Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) ha puesto bajo sospecha un total de 980 millones de euros concedidos por los antiguos gestores de la macrocaja gallega en préstamos.

Este martes notificó las últimas cuatro denuncias a este respecto, que pasarán ahora a manos de la Fiscalía Anticorrupción. Su valor conjunto es de 170 millones y consisten "fundamentalmente" en operaciones de financiación para la compra de inmuebles o participaciones en sociedades, renegociaciones de préstamos con reducción de garantías y, asimismo, cancelaciones de deudas.

Son "en general", según el FROB, operaciones que "han dado lugar a importantes pérdidas" y "presentan indicios de irregularidad", o bien "no responden a una finalidad económica lógica". Por los mismos hechos ya envió a la Fiscalía en octubre otros siete expedientes sospechosos (de temática similar) por importe de 600 millones, que se unían así a otros dos casos remitidos dos meses después por 210 millones.

Mientras tanto, en el juicio por las polémicas prejubilaciones millonarias concedidas a cuatro exejecutivos de NCG varios antiguos altos cargos testificaron también este martes que se les "negó información". Según Joaquín Caballero y Alejandro Virgos, exmiembros de la comisión de control, pese a sus peticiones "reiteradas" no se les facilitó desde la cúpula informe jurídico alguno que avalara los pagos.

A su vez, el exconsejero José Luis Veiga señaló que hubo "algo de ocultación" a este órgano y "nunca" se habló de cuantía alguna, mientras su excompañero José Luis Regueiro dijo que fue un "shock" para "todos" conocer después que en total se habían llevado 18,9 millones de euros.

Banco de Valencia

De otro lado, el que fuera ministro del Interior con Felipe González, Antonio Asunción, se desvinculó este martes de una supuesta estafa a Banco de Valencia en la venta parcial de una piscifactoría de la que era socio. Por el contrario, según él, fueron los gestores puestos por la entidad quienes terminaron "hundiendo" su empresa.

Asunción, que declaró como imputado en el caso donde se investiga el agujero del banco, negó que hubiera existido "favoritismo" o "amistad" para que éste comprara en 1999 parte de la compañía por seis millones pese a no tener una contabilidad oficial y encontrarse poco después en una situación de "impago generalizado".