La Caja Rural de Gijón celebra sus 50 años de trabajo cercano y «sin perder el tiempo»

La Caja Rural de Gijón celebra sus 50 años  de trabajo cercano y «sin perder el tiempo»

La entidad se rodeó de buena parte de sus 5.000 socios para homenajear a los impulsores de la entidad, que cumple medio siglo con 50 empleados y diez oficinas

AIDA COLLADOGijón

Hay un par de cosas que los comerciales de la Caja Rural de Gijón no tienen que esforzarse en vender. Se venden solas. Una de ellas es la cercanía, el cara a cara de una entidad que conoce por el nombre de pila a sus socios y trata con apego a sus clientes. La otra es el compromiso bienintencionado con quienes acuden a su mostrador, por encima incluso, sostenía ayer su presidente Jesús Fuentes Villa, «de la productividad de sus trabajadores o de la propia entidad». La Caja Rural de Gijón celebró ayer su 50 aniversario rodeada de amigos, de los valientes que la ayudaron a venir al mundo en un momento complicado y con las mejores credenciales que se pueden ofrecer, las de aquellos que durante años han confiado en su buen nombre.

fotos

Tocaba repasar la historia, pero sin perder de vista el futuro. Un futuro que Fuentes quiso teñir de optimismo porque, aunque reconoció que la situación económica actual no es la mejor, «dentro de cada crisis se esconden oportunidades». Como aquella que atravesaba la Cooperativa de Agricultores en 1964 y que desembocó en el nacimiento de una entidad que ayer festejó su primer medio siglo de vida. Por el camino, hubo que tomar «decisiones desagradables y difíciles que nunca habríamos elegido», pero el resultado hoy es una Caja Rural de Gijón con diez oficinas en la ciudad, 50 trabajadores, más de 5.000 socios y 20.000 clientes.

Ha llovido mucho desde que un local compartido atechase a aquellos tres primeros empleados de la entidad -una era la señora de la limpieza-, cuando «no había sillas en las que sentarse» y Fuentes se lanzó a visitar «sin perder el tiempo» a unos aún recelosos agricultores. A cada socio de la cooperativa se le abrió una cuenta con cien pesetas y un título de 300. Después llegaron los créditos, el primero, de 40.000 pesetas. Y, por último, después ya de mucho esfuerzo, llegó la confianza de un sector que gracias a la entidad pudo mejorar sus instalaciones, comprar maquinaria y realizar inversiones. En honor a todo ese trabajo, Fuentes quiso recordar a sus cuatro predecesores al frente de la caja: Faustino Medio, Manuel Morís, Valentín Blanco y José Luis Riesgo. Se llevaron el mismo largo aplauso que los impulsores de la entidad ya fallecidos.

La celebración estuvo llena de sorpresas. Los asistentes, que llenaron en teatro de Laboral Ciudad de la Cultura, se animaron a cantar el 'Gijón del Alma' al son del acordeón de David Varela y la voz del maestro de ceremonias, Pachi Poncela. Siguieron, luego, el ritmo de 'Carmen', interpretada por la Orquesta Filarmónica de Asturias, que sorprendió al respetable con una adaptación de Juan Carlos Casimiro del 'Cumpleaños Feliz'.

En las butacas, la consejera de Desarrollo Rural, María Jesús Álvarez; el concejal José María Pérez (PSOE); los diputados Isidro Martínez Oblanca (Foro) e Ignacio Prendes (Ciudadanos); el presidente del PP local Mariano Marín; el expresidente asturiano Vicente Álvarez Areces; la exalcaldesa de Gijón, Paz Fernández Felgueroso; el presidente de Fade, Pedro Luis Fernández y el de la Cámara de Comercio de la ciudad, Félix Baragaño.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos