Liberbank y Unicaja sellarán su fusión en los próximos días

Dos mujeres pasan por delante de una sucursal de Liberbank en Oviedo. / PABLO LORENZANA
Dos mujeres pasan por delante de una sucursal de Liberbank en Oviedo. / PABLO LORENZANA

El peso de la entidad asturiana en el grupo bancario resultante, el sexto mayor del país, aumentaría hasta el 45%

L. CASTRO / EFE GIJÓN.

Unicaja y Liberbank se encuentran en pleno esprint final de la negociación y sellarán su fusión en los próximos días. Después de más de cuatro meses de conversaciones, el único escollo pendiente sigue siendo la concreción del poder que tendrán ambas entidades en el nuevo grupo, que será el sexto mayor banco de España con un volumen de activos próximo a los 96.000 millones de euros. Desde un primer momento, se dio por hecho que Unicaja llevaría la voz cantante en el reparto de poderes con una participación del 60%. Sin embargo, fuentes próximas a la operación informaron a Efe que la entidad andaluza se quedará probablemente en torno al 55% y el poder de Liberbank se elevará hasta el 45%.

El objetivo principal es llevar a cabo la fusión sin necesidad de recurrir a una ampliación de capital. Confían en aprovechar las sinergias del grupo resultante y la liberación de capital para hacer frente a la reestructuración, que implicaría una serie de gastos derivados de la integración informática y los ajustes de plantilla en los servicios centrales. No obstante, también podrían darse otras opciones como vender la participación del 22% que ambas entidades suman en la aseguradora Caser y que podría reportarles algo más de 200 millones, así como los créditos fiscales, que alcanzarían unos 4.500 millones, y la venta de activos problemáticos.

Fuentes financieras confían en que no haya sorpresas y la fusión llegue a buen puerto. En cambio, sí ponen en duda que el nuevo grupo consiga tener un tamaño suficiente para hacer frente a las exigencias regulatorias, las inversiones en tecnología y el retraso en la subida de tipos de interés en Europa.