El Principado confía en que las decisiones mantengan la vinculación con Asturias

S. S. F. GIJÓN.

El Gobierno del Principado mostró ayer su confianza en que las decisiones de Liberbank sean positivas para su evolución, respeten su fuerte vinculación con Asturias, no incidan sobre el empleo y que estén basadas en la solvencia.

Tras el fracaso de las negociaciones con Unicaja para fusionar ambas entidades y crear así el sexto banco de España, con un volumen de activos próximo a 96.000 millones, el consejero de Presidencia, Guillermo Martínez, aseguró que «esas son nuestras preocupaciones como Gobierno, que son las que siempre hemos expresado». Respondió así a las preguntas de los periodistas tras el Consejo de Gobierno, obviando cualquier opinión respecto a decisiones concretas sobre alianzas o estrategias de crecimiento. «Corresponden a los órganos superiores de la entidad», afirmó.

Esos órganos, por unanimidad, dieron por finalizada la negociación con Unicaja Banco al no alcanzar un acuerdo sobre el reparto accionarial en la nueva entidad.

Tanto cuando se iniciaron los contactos, como cuando se hizo público el interés de Abanca por Liberbank, el Ejecutivo regional mantuvo una posición de prudencia ante la posible unión de los negocios, aunque siempre insistió en la necesidad de que se mantenga la vinculación con Asturias y no haya efectos negativos en el empleo.