Somió, el barrio con mayor renta de Asturias y La Carisa, el más pobre

Somió el barrio con mayor renta de Asturias y La Carisa el más pobre

La brecha entre hogares ricos y pobres en Asturias supera los 56.000 euros al año

ÓSCAR PANDIELLOGIJÓN.

La brecha entre las zonas más y menos pudientes de la región se ha convertido ya en claro reflejo de las dos velocidades a las que se desarrolla el Principado después de los años más duros de la crisis económica. Una Asturias de dos ritmos que, geográficamente, se divide en una zona central que acapara las rentas más altas por hogar y con las alas un tanto más desdibujadas, con contadas excepciones como Navia o Coaña en el occidente. A esta situación, que ya es secreto a voces tras varios años de lucha por parte de los concejos periféricos, le ha puesto números concretos el Instituto Nacional de Estadística (INE) en su Atlas de Distribución de Renta de los Hogares, un proyecto que ofrece información sobre la renta media para ámbitos geográficos de más de 100 habitantes.

En Asturias, la brecha económica entre concejos resulta evidente. Aunque la tónica cambia de manera notable dependiendo del municipio al que se atienda, lo cierto es que echando un vistazo al mapa del INE, las zonas más pudientes saltan rápido a la vista. Lidera el ránking Castrillón con 32.160 euros al año, seguido muy de cerca por Las Regueras con 31.545 euros por hogar. A estos dos concejos le siguen de cerca Llanera, con 31.542 euros; Oviedo, con 31.373 y Coaña, con 30.989, según reflejan los datos del ejercicio 2016 empleados por el INE.

En el otro extremo, con rentas de hogares inferiores a los 20.000 euros anuales, se sitúan Peñamellera Alta, con 17.831 euros; Onís, con 18.818; Santa Eulalia de Oscos, con 19.029; Cabrales, con 19.136; Amieva, con 19.612, y Peñamellera Baja, con 19.935. Los datos, por tanto, indican que el concejo con más ingresos por familia y año prácticamente dobla al último, con una diferencia de más de 14.000 euros. Gijón se queda en la posición número catorce con 28.723 euros y Avilés en la dieciocho con 28.193.

También analiza el INE las rentas medias por persona. En este caso, la clasificación está liderada por Teverga, con 13.770 euros anuales, seguida de Quirós, con 13.674; Oviedo, con 13.384; Castrillón, con 13.250; Proaza, con 13.225, y Sobrescobio, con 13.051. A la cola del listado, cuentan con una renta media por persona inferior a los 9.000 euros anuales los concejos de Onís, con 8.164 euros; Peñamellera Baja, con 8.509; Villanueva de Oscos, con 8.677; Peñamellera Alta, con 8.764 y Cabrales, con 8.975 euros.

También resulta interesante el análisis por barrios, que permite detallar la distribución geográfica de las rentas dentro de los núcleos más poblados. La zona centro de las tres grandes ciudades, en este sentido, concentra algunas de las rentas familiares más altas de toda la región, registrando cifras de entre 25.000 y 50.000 euros anuales. Sin embargo, se lleva la palma Somió como barrio más rico de la región. No en vano, la parroquia del este de Gijón cuenta en una de sus secciones censales, la más cercana al río Piles, una renta anual por núcleo familiar de 68.397 euros. En el otro extremo se sitúa el barrio de La Carisa, en Oviedo. En este caso, el nivel de renta familiar por año apenas llega a los 12.195 euros. En otras palabras, entre el barrio más rico y el más pobre del Principado hay un abismo de más de 56.000 euros. Además, se da la circunstancia de que el que cuenta con menos renta está en la capital asturiana, que tiene una de las medias mayores.

El peso de la industria

Yasmina Triguero, alcaldesa de Castrillón, municipio con mayor renta por hogar de toda Asturias, asegura que su buena posición «se explica en parte por el sector industrial, ya que contamos con empresas como Asturiana de Zinc, Cristalería Española, varias empresas del sector metal y también la influencia de Arcelor y el puerto de Avilés. Toda esta actividad genera bienestar», sostiene la regidora. Este pujante sector industrial, sin embargo, no es la única causa del elevado nivel de renta en los hogares. La «posición estratégica» del concejo, así como su atractivo turístico y residencial, han hecho que con el paso de los años más personas hayan elegido Castrillón para asentarse. «Este es un lugar privilegiado, céntrico, cerca del aeropuerto, tenemos nueve playas y como la renta es mayor no se cierran tantos negocios», señala.

José Antonio Roque, alcalde de Peñamellera Alta, considera por su parte que la decadencia demográfica de las alas explica en buena medida la falta de ingresos. «Aquí hay mucha gente jubilada con la pensión mínima. En las ciudades se concentra la producción de las empresas», explica. Pese a ser el municipio con la renta familiar más baja, Roque defiende que aún hay futuro para las alas. La solución, añade, pasa por «impulsar y apoyar de verdad» a las pequeñas empresas que quieran empezar a funcionar en los núcleos menos poblados. «Lo principal para crear riqueza es apoyar a la pyme, ya sea del sector agrario o del turístico», concluye.

Más noticias