«Buscamos que entre los alumnos exista preocupación y compromiso ante lo social»

Jaime Nicolás Alvarodíaz. / D. A.
Jaime Nicolás Alvarodíaz. / D. A.

Ó. P. GIJÓN.

Como máximo responsable del colegio ovetense Santa María del Naranco Alter Vía, Jaime Nicolás Alvarodíaz ha marcado como una de las prioridades del centro el desarrollo de la responsabilidad social corporativa (RSC). Una vía de trabajo que, con el paso del tiempo, también se ha ido incorporando al currículum y a las competencias de sus alumnos. La intención, según incide el director, es inculcar tanto en la sociedad como en la comunidad educativa valores como la conciliación laboral, el cuidado del medio ambiente o la igualdad de oportunidades en el acceso al trabajo.

-¿Qué papel juega la RSC en el colegio?

-La propia idiosincrasia de una institución educativa apela, sin ningún género de duda, a la responsabilidad social corporativa. Para ello nos hemos apoyado en los siguientes pilares: la toma de conciencia de las demandas de nuestro entorno social, aceptar la responsabilidad para mejorar dicho entorno y poner en relieve el papel fundamental del capital humano.

-¿Desde cuándo se decidió apostar por estos proyectos?

-No podríamos poner una fecha concreta de cuándo comenzamos a realizar acciones en este terreno. Cuando empezamos a oír hablar de RSC, nos dimos cuenta que era el nombre de una línea de actuación que veníamos desarrollando de siempre y que estábamos llevando a cabo programas y trabajando aspectos de nuestra visión como entidad, que entraban plenamente en esta denominación.

-Este compromiso, ¿se materializó en algún tipo de acuerdo concreto?

-Para darle carta de naturaleza dentro de nuestras líneas estratégicas decidimos hacer público nuestro compromiso participando en programas. Muestra de ello es la firma en marzo de 2017 de la carta de adhesión a la Declaración de Luxemburgo, por la que nos comprometemos a integrar los principios básicos de la promoción de la salud en el trabajo; la adhesión en mayo del pasado año al Pacto Mundial, para cumplir los Objetivos del Desarrollo Sostenible o la adhesión al Instituto de Responsabilidad Social (IRS) impulsado por el Club Asturiano de la Calidad.

-¿Qué proyectos tiene ahora en marcha el colegio?

-Por un lado, nos preocupa mejorar la calidad de vida de las personas que integran nuestra organización: la conciliación familiar y laboral, la vida saludable o el crecimiento personal. En el cuidado del medio ambiente damos importancia a la disminución del uso del papel, dejando en mínimos las comunicaciones en este soporte y reciclando todo el que se consume tanto en la parte académica como en la administrativa. Cuidamos también del reciclado de envases, pilas y materiales informáticos y electrónicos; de ahí nuestra pertenencia a la 'Red de Escuelas por el Reciclaje' promovida por Cogersa.

-¿Y en el ámbito del empleo?

También pusimos en marcha el programa Alter Vía Inclusión Social (AVIS) hace 4 años. Los alumnos participantes tienen diversidad funcional, cuentan con entre 16 y 23 años. A través de un itinerario formativo pionero en España adquieren capacidades para incluirse en el mundo sociolaboral.

-¿Con qué tipo de colectivos o asociaciones colaboran?

-Para conseguir esta inclusión socio laboral es necesario establecer alianzas con entidades que tengan un manifiesto interés por la RSC. Así hemos contactado con diferentes empresas, asociaciones o entidades de atención social...

-Como centro educativo, ¿el papel de la RSC está enfocado a mejorar las experiencias académicas de su alumnado?

-El currículo, comprende mucho más que los contenidos académicos. Una dimensión importante del mismo es el 'ambiente'. Nosotros buscamos que entre los alumnos exista este ambiente de preocupación, compromiso y responsabilidad ante lo social. Si se adereza con actividades transversales a lo largo del curso sobre justicia, solidaridad, respeto al medio ambiente... creemos que estamos realizando la combinación adecuada para que la conciencia social cale en nuestros alumnos.

 

Fotos

Vídeos