Cataluña llevará al Gobierno central a los tribunales por el impago de adelantos de 2019

Comparecencia de Pere Aragonés ante la comisión de Economía del Parlament. / Foto: EFE / Vídeo: Atlas

El vicepresidente, Pere Aragonès, invita al resto de comunidades autónomas a sumarse a la demanda

EUROPA PRESSBarcelona

El vicepresidente de la Generalitat de Cataluña y conseller de Economía y Hacienda, Pere Aragonès, ha anunciado este miércoles su decisión de llevar al Gobierno central a los tribunales por el impago de adelantos de 2019, y ha invitado al resto de comunidades autónomas a sumarse a esta demanda.

Aragonès dio a conocer el cierre de caja de la Generalitat a primeros de agosto y el recorte del 6% del gasto de empresas públicas, a petición de los comuns y del PSC. «Llevaremos al Gobierno a los tribunales por los , que son nuestros, de los ciudadanos de Cataluña y que están reteniendo de forma irregular, a nuestro juicio», ha afirmado.

El próximo martes pedirá al Consell Executiu en el seno del Govern que le autorice a presentar un recurso contencioso administrativo para reclamar 874 millones de euros en concepto de adelantos pendientes de pago a la Generalitat. «Pediré que se haga efectiva la transferencia de un dinero que ya se ha recaudado y que está en la caja del Gobierno central», ha señalado el vicepresidente de la Generalitat, haciendo hincapié en el ahogo financiero del Estado.

«Dicha cantidad monetaria, retenid de forma irregular por las arcas del Estado,es fruto de una mayor recaudación, que ya hemos pagado, y que nos corresponde», ha añadido, invitando al resto de gobiernos de las CCAA a sumarse a la demanda.

Reclama 1.317 millones de euros

El vicepresidente de la Generalitat ha reclamado 1.317 millones de euros en concepto de los adelantos de 2019, pero también un IVA bloqueado de 443 millones causado por un cambio del sistema de recaudación impulsado por el exministro de Hacienda Cristóbal Montoro en 2017.

Aragonès ha comparado los 1.317 millones reclamados al Ejecutivo central con el presupuesto de los tres grandes hospitales catalanes: Vall d'Hebron, Bellvitge y Can Ruti, y ha acusado al Gobierno de no transferir los adelantos a las comunidades para «mostrar que la administración general del Estado va muy bien y que las CCAA van muy mal».

«Y se permiten decir que ponemos demasiadas prótesis de cadera», ha lamentado respecto a la carta enviada a la consellera de Salud de la Generalitat, Alba Vergés, para pedirle reducir el gasto en estas partidas, algo que la consellera se ha negado a aplicar.

El vicepresidente también ha criticado que el Ejecutivo central se escude en el hecho de que está en funciones, y le ha reprochado que apruebe transferir recursos para gastos militares y envíe cartas a la Conselleria de Salud: «No están en funciones para decirnos que recortemos en prótesis de cadera o determinados órganos del cuerpo humano, aspectos en los que hemos disparado especialmente el gasto», ha concluido.