Un centenar de empresas asturianas, en vilo por el desenlace del 'Brexit'

Varios operarios trabajan junto a los contenedores almacenados en el puerto de El Musel. / JOAQUÍN PAÑEDA
Varios operarios trabajan junto a los contenedores almacenados en el puerto de El Musel. / JOAQUÍN PAÑEDA

La patronal y el Principado alertan de la «total incertidumbre» a la que se enfrentan sectores como el del metal, el papelero y el de la construcción naval

ÓSCAR PANDIELLOGIJÓN.

Los continuos vaivenes políticos nunca son buenas noticias para el tejido empresarial, que siempre apuesta por la estabilidad y la certidumbre como dos ingredientes fundamentales para llevar a cabo su actividad económica. El 'Brexit', en este sentido, cumple con todos los requisitos para desestabilizar las previsiones de los empresarios de todo el mundo. Y Asturias no se libra de ello. Así, a expensas de que el 'Brexit' se resuelva de una forma más o menos traumática, la economía del Principado ya está sobre aviso de los posibles escenarios a los que se enfrenta. En concreto, y según datos del Principado y de la Federación Asturiana de Empresarios (Fade), algo más de un centenar de compañías exportan de manera regular sus productos desde Asturias a Reino Unido. En los últimos años, el archipiélago se ha asentado como el octavo o noveno socio comercial del Principado, dependiendo del año. En 2018, sin embargo, la venta de dos remolcadores valorados en 96 millones de euros aupó a Reino Unido como cuarto socio comercial en volumen de negocio, con un total anual de 292,73 millones de euros facturados en productos asturianos.

Desde el Principado, en este sentido, reconocen que la situación es de «total incertidumbre a causa de los cambios continuos» del panorama político británico. Y aunque aboguen por una «salida ordenada del espacio comunitario, habilitando un periodo transitorio de un año» -tal y como se acordó en noviembre de 2018-, lo cierto es que ya se advierte que una salida no pactada «incrementaría el precio final del producto puesto ahí y, por tanto, nuestros productos perderían competitividad en su mercado». Un aumento de costes que iría de la mano de más trámites aduaneros, retrasos en tiempos y un sinfín de tramitaciones con las que hasta hora no se contaba. Los sectores más afectados por el 'Brexit' serían el del metal, la construcción naval y el papelero, entre otros.

Ante la previsión de una inminente restricción del libre comercio entre el archipiélago y sus socios europeos, desde el Principado constatan un «incremento inusual de pedidos desde Reino Unido» debido, según estiman, a un adelanto de las operaciones futuras por «temor» a una situación futura más desfavorable.

Desde Fade, por su parte, se hace hincapié en que la salida británica de la UE no solo supone un impacto directo a la actividad económica sino que también se traduce en un «impacto sobre la confianza, un factor decisivo en un contexto de desaceleración e incertidumbre global como el actual». En este sentido, y ya centrándose en el Principado, la patronal subraya que las relaciones comerciales entre la comunidad y el país han venido dejando un saldo positivo en los últimos años. Puesto en cifras, un 7% de las exportaciones se han concentrado en el Reino Unido en el pasado año.

Deparen lo que deparen los acontecimientos hasta el próximo 31 de octubre, fecha límite acordada por los socios comunitarios y el Reino Unido, para Fade resulta esencial que el centenar de empresas que trabaja con socios británicos -y más en concreto para las 60 que lo hacen de manera asidua- mantenga actualizado su «plan de contingencia» ante la posibilidad de un 'Brexit' abrupto.

El metal, a la baja

Desde el sector del metal asturiano, uno de los más potentes en el ámbito exportador, también apuntan a esta «gran inseguridad» que incide en la toma de decisiones y en el desarrollo de nuevos proyectos empresariales. Según las cifras que maneja la patronal del sector, Femetal, el primer semestre de 2019 registró unas exportaciones valoradas en 73,5 millones de euros, lo que supone un 21,7% menos que en el mismo periodo de 2018. Esta caída se explica con el notable repunte vivido el pasado año «debido a adelantos de entrega en proyectos especiales y a la aceleración de pedidos». Desde Femetal ya recomiendan a sus asociados que se registren como operador autorizado en la Autoridad Aduanera.

Desde la asociación de pequeños y medianos astilleros privados españoles, Pymar, explican que la salida de Reino Unido afectará de forma especial a los astilleros españoles y a los asturianos ya que la tecnología empleada en ellos «es muy sofisticada y requiere de muchos bienes de equipo», tal y como se demanda en el archipiélago. También, en caso de que se resienta la libra «el producto español y el asturiano se encarece en territorio británico». El único aspecto positivo que se baraja desde Pymar es el posible traslado de operadores hacia el norte de España ante las dificultades de trabajar en un Reino Unido fuera de la UE.

Más información