Construcción y comercio exterior, los más afectados por la ralentización

Las licitaciones cayeron en un año más de un 71%, las importaciones más de un 10% y la matriculación de turismos descendió un 5,5%

L. CASTRO GIJÓN.

Las cifras no son alarmantes, pero sí arrojan una caída en de la actividad en algunos sectores. Tras cerrar el pasado ejercicio con crecimientos relativamente intensos en las áreas más grandes de la economía asturiana, en lo que va de 2018 los indicadores de coyuntura analizados por la Federación Asturiana de Empresarios (Fade) apuntan a un mantenimiento positivo en la mayor parte de sus ramas, pero no en todas. De hecho, son pocas las que han recuperado ya los niveles de actividad y las cifras de empleo previas al estallido de la crisis.

El gran perjudicado de la debacle económica y del pinchazo de la burbuja inmobiliaria fue el sector de la construcción, que si bien ha sido el único que al cierre del mes de septiembre logró rebajar sus cifras de parados en un 1,6% hasta los 5.975 desempleados, no ha podido sin embargo luchas contra la escasez de licitaciones de obra. A pesar de que el acumulado entre los meses de junio de 2017 y 2018 es positivo (39,3%), la tasa interanual cayó un 71,4%. Sí crecen, en cambio, los edificios a construir (38,7%) y el índice de precios de la vivienda con un 4,1% en el último año.

También el comercio exterior notó el parón de crecimiento de este último año, especialmente en la rama de las importaciones que cayeron un 10,2% y dejan un acumulado también negativo de un 1,5%. Por otra parte, aunque las exportaciones aumentaron respecto a junio de 2017 en un 2,7%, los datos registrados dejan entrever una tendencia a la baja en torno al 6,3%.

El paro cayó un 6% en un año y las entidades en alta en la seguridad social, un 0,6%

El resto de los sectores se mantienen en la misma línea que en el ejercicio anterior registrando un crecimiento en la mayoría de las ramas. No obstante, algunos, como el de la demanda interna, dejan cifras en negativo relacionadas con la matriculación del turismo y el comercio al por menor. En el primer caso, la caída respecto a julio de 2017 ha sido del 5,5%, un comportamiento que continúo en el pasado mes de septiembre tras un agosto de récord gracias a los descuentos de los concesionarios -rozaron hasta el 40%- para dar salida al 'stock' de turismos antes del cambio de normativa.

El único descenso positivo fue el del paro que en agosto de 2018 bajó un 6% respecto al mismo mes del ejercicio anterior y deja un acumulado también a la baja del 7,1%. Sin embargo, las empresas dadas de alta en la Seguridad Social se redujeron un 0,6% en un año.

 

Fotos

Vídeos