La construcción de viviendas continúa estancada en el litoral asturiano

El barrio de La Talá, ubicado frente al paseo de San Pedro en Llanes. / SUSANA SAN MARTÍN
El barrio de La Talá, ubicado frente al paseo de San Pedro en Llanes. / SUSANA SAN MARTÍN

La tímida actividad promotora se concentra en Salinas y Luanco y tan solo en Llanes y Gijón se incrementó el valor del metro cuadrado

LAURA CASTRO GIJÓN.

Estancada. Así es como se encuentra la construcción de viviendas vacacionales en el litoral asturiano, según el último informe de Tinsa. Mientras que en el resto de zonas costeras del país se observa una recuperación paulatina de la actividad, en el área del Cantábrico la evolución es mucho más lenta. De hecho, Asturias es, junto a Cantabria y el litoral coruñés, una de las comunidades donde más está costando reactivar la construcción.

Tan solo la zona central, cuyo mercado tocó suelo en 2016, mostró el pasado año leves síntomas de mejoría con una tímida actividad promotora concentrada en los municipios de Salinas y Luanco. El precio medio de una vivienda en primera línea de playa en la zona más cara varía desde los 2.500 euros por metro cuadrado en inmuebles unifamiliares a los 3.000, de los plurifamiliares de dos a cuatro dormitorios, unas cifras muy similares a las del año anterior. Asimismo, el nivel del stock es bajo, se va vendiendo poco a poco, y en él predominan las viviendas de obra nueva, es decir, las finalizadas a partir de 2008, tras el estallido de la crisis. Los compradores son fundamentalmente nacionales y proceden del interior de la región, de País Vasco, Castilla y Madrid.

En el oriente de Asturias, el valor del suelo en 2017 se mantuvo en los mismos parámetros que en el año anterior. Una vivienda en primera línea de playa y en la zona más cara (Llanes) oscila entre los 1.800 euros por metro cuadrado para los inmuebles unifamiliares y los 2.400, para los plurifamiliares. Sin embargo, la construcción en el litoral oriental asturiano es inexistente. Una situación que se debe, principalmente, a la ausencia de un Plan General de Ordenación Urbanística aprobado en el municipio costero de mayor interés: Llanes. En el resto de concejos de la zona tampoco hubo actividad en el 2017.

No obstante, es la zona occidental, que abarca los concejos costeros ubicados entre Castropol y Cudillero, la que registra un estancamiento más notable, pues la demanda de suelo es prácticamente inexistente. Durante el año pasado se finalizaron algunas obras que permanecían paralizadas, pero no se han puesto en marcha nuevos proyectos. En esta zona, el precio de la vivienda unifamiliar cae hasta los 1.200 euros por metro cuadrado.

A pesar de que el 2017 no dejó constancia de un repunte del sector de la construcción en Asturias, hay algunos municipios que finalizaron el primer trimestre del presente ejercicio con resultados que invitan al optimismo.

Indicios de recuperación

Llanes y Gijón fueron los dos concejos costeros que más incrementaron el valor de su suelo en este primer trimestre de 2018. Gijón lo hizo con un 3,2% de aumento en el precio del metro cuadrado en comparación con los tres primeros meses del año anterior y Llanes, con un 4,3%. No obstante, el valor del suelo es más caro en el municipio oriental, donde el metro cuadrado se sitúa en los 1.470 euros frente a los 1.328 de Gijón.

Asimismo, según indica Tinsa en su informe, «la reactivación del mercado suele percibirse en el ritmo de las compraventas». Un apartado en el que Gijón se coló entre los municipios con mejores resultados de todo el país, con un crecimiento del 25,8% respecto al año anterior, lo que se traduce en 2.892 viviendas. Un porcentaje que se eleva hasta el 82% en el caso de la compraventa de viviendas de obra nueva.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos