La plantilla de Tenneco presentará el lunes a la empresa una lista de maquinaria «imprescindible en Gijón»

Los trabajadores asumen que no lograrán el objetivo de mantener la producción de un millón y medio de amortiguadores

O. V. GIJÓN.

Las negociaciones entre los representantes de los trabajadores y las empresas suelen articularse partiendo de objetivos máximos para ir llegando a puntos intermedios. Eso es lo que les está comenzando a suceder a los empleados gijoneses de Tenneco, que tras la reunión que mantuvieron ayer con los directivos Agustín Arrieta y Jesús del Val aceptaron que no podrán mantener «el objetivo inicial de mantener la producción anual de 1.500.000 amortiguadores y 1.700.000 ejes», según explicaron fuentes de la plantilla, toda vez que «la empresa nos ha hecho saber que hay maquinaria que se va a llevar de todas formas».

Así, desde el posibilismo, pero también con un alto nivel de exigencia para consigo mismos y para con la calidad productiva de la factoría gijonesa, la plantilla «presentará en la próxima reunión, el lunes que viene, una lista de la maquinaria que consideramos imprescindible que se quede en Gijón, y las razones productivas por las que es así».

La reunión de ayer versó fundamentalmente sobre la negociación del plan industrial para la factoría gijonesa. Por encima de otras consideraciones, parece claro que el interés de la empresa pasa por llevarse buena parte de la maquinaria, especialmente la más avanzada, a centros de producción con menores costes laborales. A estos intereses de la empresa se contrapone la argumentación de los trabajadores, que ponen de relieve que buena parte de esa maquinaria ha sido desarrollada y mejorada por la propia plantilla de Gijón.

Así, en la factoría gijonesa «tenemos robots que pueden hacer prácticamente de todo», recordaron ayer fuentes de los trabajadores, apuntando así claramente hacia parte de la maquinaria que plantearán como imprescindible.

Por otra parte, en la reunión de ayer se volvieron a plantear las condiciones de prejubilación que la empresa ofrece para los empleados de más de 55 años (con un 70% del salario neto para los que ahora tienen entre 55 y 58 años y el 80% para los mayores de esa edad). Eso supone plantear la misma oferta que la asamblea de trabajadores ya rechazó, de forma que sus representantes, ayer, se vieron forzados a, simplemente, volver a exponer su oposición a la misma. La asamblea fue informada a continuación en las instalaciones de la factoría gijonesa.