«Daremos todos los pasos para que Arcelor continúe en Femetal»

César Figaredo, ayer, en la Universidad Laboral. /
César Figaredo, ayer, en la Universidad Laboral.

César Figaredo asegura desconocer los motivos del gigante siderúrgico para abandonar la federación, en la que «siempre tendrá las puertas abiertas»

A. COLLADO GIJÓN.

Con unánime sorpresa. Así han recibido en los círculos empresariales, políticos y sindicales de la región la decisión de Arcelor de abandonar la Federación de Empresarios del Metal y Afines del Principado de Asturias. Hasta el propio presidente de Femetal, César Figaredo, parecía desconcertado. El anuncio del gigante siderúrgico, del que ayer informó EL COMERCIO, fue la comidilla entre los asistentes a la asamblea de Fade, celebrada en el teatro de la Universidad Laboral. Allí, Figaredo confirmaba la noticia, aunque aseguraba desconocer los motivos. «No sabemos exactamente qué ha pasado. Ha debido de haber algún problema. Ahora estamos trabajando en ello», explicaba antes de adelantar su absoluta disposición a arreglar cualquier posible conflicto que haya podido surgir con la multinacional. «Si hemos hecho algo mal, intentaremos reconducir el tema», aseveró.

El presidente de Femetal dijo «respetar» la decisión de la empresa, aunque no ocultó su profunda «tristeza» al respecto. «Queremos enterarnos de cuál es el problema. Lo lógico es que Arcelor continúe en Femetal, donde siempre ha estado y donde nos gustaría que siguiera estando», incidió.

Poco más quedaba por decir, más allá de que «Femetal dará todos los pasos para que Arcelor vuelva» y que «tiene abiertas las puertas» de la organización.

Preguntado sobre la posibilidad de que la proclamación de Guillermo Ulacia como candidato único a la presidencia de la Fade no haya sido bien recibida en la compañía siderúrgica y por la teoría de que, por su tamaño, la dirección de Arcelor podría considerar que su presencia en Femetal carece de sentido, Figaredo sostuvo desconocer las claves de la espantada.

El anuncio llegó «en una comunicación muy educada» solo cuatro días después de la proclamación como único aspirante para dirigir a los empresarios asturianos de Ulacia, quien fuera vicepresidente de Aceralia, vicepresidente ejecutivo de productos planos de ArcelorMittal de 2000 a 2005 y responsable del 'plan Arco', que salvó la planta de Gijón.

La mayoría de los agentes sociales coincide en que, en un momento complicado como el actual, la candidatura de Ulacia «es todo un lujo». Y más, cuando se vislumbra un buen número de oportunidades en el sector del metal, como consecuencia de las inversiones anunciadas por ArcelorMittal en Asturias y el auge de las infraestructuras eólico marinas de petróleo y gas, en las que empresas asturianas están jugando un importante papel.

Fuentes empresariales apuntan que se ha llegado a un acuerdo «tácito» para trabajar con discreción en reconducir la situación. Por el momento, todas las posibles actuaciones están en el aire. El consejero de Economía y Empleo, Graciano Torre, no habría tenido conocimiento de la decisión de Arcelor hasta la noche del miércoles y no se descarta, incluso, una intervención del presidente del Principado, Javier Fernández.

El día 3 de julio está previsto que se celebre la asamblea de la Unión de Empresas Siderúrgicas (Unesid), que preside el directivo español de Arcelor Gonzalo Urquijo. Es posible que algún representante del Gobierno regional aproveche la ocasión para tratar con él sobre el conflicto.

Empresa singular de Fade

Hasta el día de hoy y sin pronóstico de cambio, Arcelor pertenece a la Federación Asturiana de Empresarios, a la que está asociada como empresa singular. En principio, Fade agrupa asociaciones, por lo que sus empresas singulares han de pertenecer a alguna organización empresarial. Pero hay excepciones. Algunas empresas, como Arcelor, pueden, por su relevancia y tamaño, estar asociadas directamente a la patronal asturiana. Así, el hecho de que el gigante siderúrgico abandone Femetal no tiene por qué acarrear cambios en su vínculo con Fade. Desde luego, la patronal no prevé modificar su relación con Arcelor si ésta no lo pide.