23 años de la llegada de Thyssenkrupp a Asturias

1/
1

La compañía pone en venta la planta de pasarelas de embarque de pasajeros de Baíña, ocho años después de deshacerse de la factoría Guss de La Pereda

AIDA COLLADO GIJÓN.

El anuncio de Thyssenkrupp sobre la venta de una de sus dos factorías mierenses, la dedicada a la fabricación de pasarelas de embarque de pasajeros en Baíña (Thyssenkrupp Airport Systems) llega 23 años después del desembarco de la multinacional alemana en Asturias. Ha llovido desde que comenzó a fraguarse la instalación del grupo en el Principado, a finales de la década de los ochenta, de la mano del gijonés José Luis Álvarez Margaride, entonces responsable de la multinacional alemana en España, Portugal y Latinoamérica.

Lo cierto es que la incorporación del grupo alemán al tejido empresarial de la cuenca minera permitió amortiguar, en parte, el fuerte proceso de reconversión industrial que en aquellos tiempos atravesaba el Principado. La existencia de mano de obra cualificada en especialidades metálicas fue, sin duda, un factor determinante para la implantación de nuevas actividades industriales. En ese contexto, la primera planta que arrancó a funcionar fue la de Thyssen Norte, en La Pereda (Mieres), en abril de 1992.

En 2004 la compañía abordó una profunda de reestructuración de sus unidades de negocio que llegó a la región. Ese año la empresa Thyssen firmó con la multinacional alemana Fischer el acuerdo de venta de las máquinas de fundición de la factoría Guss ubicadas en también en La Pereda. La operación provocó el cierre de la fábrica, que había sido inaugurada por los Reyes en mayo de 1998, y la consiguiente recolocación de sus más de 40 trabajadores en las otras dos plantas que la empresa en la comarca.

Así pues, el de Thyssenkrupp Airport Systems -que fue inaugurada en 1996- no es el primer cierre del grupo acontecido en Asturias y, aunque la empresa se ha comprometido a exigir al comprador el mantenimiento del empleo y la actividad en Mieres, la firma solo conservará bajo su nombre la fábrica de escaleras mecánicas y pasillos rodantes de La Pereda y el Centro de Investigación, Desarrollo Tecnológico e Innovación (CIDTI) en Gijón. Éste inició sus actividades en febrero de 2007 en las instalaciones de la Universidad Laboral y en 2008 inauguró su centro de investigación en un vanguardista edificio, donde lanzó su primer producto en 2009.