El 60% de las pymes cobra sus facturas con más de dos meses de retraso

Una cuarta parte ,y hasta el 41% en la construcción, estima incluso que la elevada morosidad hará que pierdan, al menos, el 10% de las cantidades que se les adeudan

JOSÉ ANTONIO BRAVOMadrid

El 60% de las pequeñas y medianas empresas españolas (pymes) cobra sus facturas con más de dos meses de retraso, lo que supone que sufre problemas serios de morosidad. Así se desprende de un informe presentado este martes por su patronal, Cepyme, en colaboración con el Ministerio de Industria. Tres cuartas partes (76%) de esos pagos pendientes son precisamente con otras empresas, mientras con las administraciones públicas se reducen al 6%.

Según la encuesta realizada entre este tipo de empresas (que tienen menos de 250 trabajadores), una cuarta parte (24%) creen que finalmente no lograrán cobrar, como mínimo, el 10% del importe total de las facturas pendientes. En el sector de la construcción, sin embargo, son más del doble (41%) las pymes que esperan padecer ese problema. Para la mayoría (61%), eso sí, el volumen que resultará incobrable no pasaría del 5%.

El coste financiero de la morosidad entre empresas, no obstante, se mantiene prácticamente estable. De un volumen de crédito comercial de 307.621 millones de euros al cierre del primer trimestre, dicho gasto ascendía a casi 1.612 millones, de los que casi dos tercios (el 63%) correspondían al volumen de préstamos pendientes en situación de mora.

Asimismo, un 64% de las pymes encuestadas sostiene que lo más importante para aumentar su liquidez y su actividad sería reducir el coste de las cotizaciones sociales, mientras que casi la mitad (47,2%) dan una importancia similar a la rebaja del IRPF y a una reducción del tipo nominal del Impuesto de Sociedades. Además, el 28,3% ve más importante reducir el Impuesto de Sucesiones y Donaciones.

Alternativas a los bancos

La prolongada sequía del crédito bancario ha provocado también una cierta renuncia generalizada de las pymes a gestionar nuevos recursos ante las entidades financieras, a las que sólo se dirigen ya el 26%, según datos en este caso del primer semestre. A su vez, entre las empresas que sí mantienen algún préstamo vivo con los bancos, el 46% reconoce que ha tenido que hacer frente a un incremento del coste por mayores intereses, mientras un 56% lo ha hecho por el aumento de las comisiones.

Por ello, cada vez son más las pymes que acuden a canales de financiación alternativos al bancario. Así, más del 61% afirma haber utilizado fondos propios (en la mayoría, del patrimonio personal) y algo más del 13% dice haber recurrido al Instituto de Crédito Oficial (ICO). Por el contrario, apenas un 3% reconoce haber obtenido el dinero gracias al Plan de Pago a Proveedores, mientras que sólo el 1,4% se sirvió de una Sociedad de Garantía Recíproca (SGR) o de alguno de los mercados alternativos (MARF) que existen para titulizar derechos de cobro.