Clas pagará 39,8 millones por el 27% de Bongrain en CAPSA

José Ramón Badiola, Javier Roza, Bertino Velasco y Jean Larmande, ayer. /
José Ramón Badiola, Javier Roza, Bertino Velasco y Jean Larmande, ayer.

Invita a concurrir a los otros dos accionistas mayoritarios del grupo, Liberbank y Caja Rural, pero adelanta que si no participan realizará la operación en solitario

AIDA COLLADO oviedo.

Central Lechera Asturiana SAT tendrá que desembolsar 39.840.000 euros para comprar todas las acciones que Savencia Fromage & Dairy -antes Bongrain- tiene en Corporación Alimentaria Peñasanta (CAPSA). Clas ofrecerá a los otros dos accionistas mayoritarios del grupo industrial, Liberbank (10,9%) y Caja Rural (5%), tomar parte en el proceso en la misma proporción en la que ya son titulares de la empresa, pero si estos rechazan su invitación adquirirá el 27% que hoy pertenece a la compañía francesa en solitario. Ocurra lo que ocurra, ampliará su participación hasta controlar más del 80% del capital social de CAPSA, en un escenario que tal y como recordó ayer el presidente de Clas, Bertino Velasco, está «caracterizado por el final de las cuotas en un mercado cada vez más global y volátil».

Sus planes para hacer frente al pago pasan por la Junta General de Accionistas de la corporación, que tendrá lugar el próximo 28 de mayo. Allí se aprobará el reparto extraordinario de 42,5 millones de euros de dividendos, de los que 11,5 serán para la entidad francesa, 4,6 para Liberbank y 2,4 para la Caja Rural de Asturias. El resto, 24 millones, corresponden a Central Lechera y con ellos pretende afrontar el grueso del coste económico de la operación.

También prevé un endeudamiento a crédito no superior a 10 millones de euros. La cantidad exacta dependerá de la decisión de Liberbank, de la que esperan una contestación a lo largo del mes y que de aceptar pasaría a controlar el 15% de las acciones, y de Caja Rural, que esta semana reunirá a su consejo y sumaría con la operación el 7% de los títulos. Además, Clas afrontará con los fondos disponibles en su tesorería los 5,8 millones restantes.

Según defendió ayer Velasco, los casi 40 millones a los que asciende el total de la compra son una cifra que «SAT puede asumir perfectamente» y que «no repercutirá negativamente en los precios de la leche». El presidente de Clas también incidió en el «apoyo total y unánime» a la operación por parte de los socios, que ayer mismo fueron informados en asamblea.

En representación de la otra parte, el director general de Mantequerías Arias Bongrain-Savencia, Javier Roza, aseguró salir del grupo tras 19 años de presencia con «la sensación de satisfacción del deber cumplido y de haber ayudado a ese proceso» de convertir a CAPSA en líder del mercado lácteo. Dicho lo cual y en atención a las transformaciones que se esperan para el sector lácteo español y europeo y, también, reconoció casi de pasada, «ante la discusión que muchas veces hemos tenido en el seno del consejo de CAPSA, nos ha parecido oportuno dejar libertad total a Clas para conseguir liderar esa transformación que su presidente Bertino quiere impulsar». El resultado, dijo, ha sido un acuerdo «beneficioso para ambas partes» que, si todo sale según lo previsto, se cerrará de forma definitiva durante la primera quincena de junio.

De este modo, Roza hacía referencia a roces internos entre los accionistas del grupo, que alcanzaron su máxima expresión en 2012, cuando llegó la hora de renovar el acuerdo por el que Clas cede su marca al grupo industrial desde 1997. El nuevo contrato, que mejora la cantidad percibida por Central Lechera, fue aprobado por el consejo con el voto favorable de sus consejeros de la SAT, la abstención de Caja Rural y el rechazo de Cajastur y del grupo francés que ahora abandona la empresa.

Desde Clas se da este episodio por superado y se fija la vista en un proceso más ambicioso, para «liderar la transformación del sector lácteo en España» y consolidar su presencia en el exterior. Velasco defendió ayer la absoluta solvencia de Clas, solo dos meses después de que se conociera la decisión de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMV) de multar a CAPSA con 21,8 millones, que se suman a los 698.477 euros de sanción impuestos a Central Lechera, por un supuesto acuerdo para pactar precios. Decisión que el grupo ha recurrido ante los tribunales.