Carbunión cifra en 4.000 millones el coste que tendría cerrar bien el sector

EFEMadrid

Carbunión cifra en más de 4.000 millones el coste que tendría cerrar "bien" el sector, una medida que afectaría a un total de 150.000 personas, y advierte de que el sector no aguantará más allá del verano sin las ayudas a las centrales térmicas que funcionan con carbón nacional.

La directora general de Carbunión, Mercedes Martín, ha asegurado que a los 4.000 trabajadores de la industria se deberían añadir aquellos de las centrales térmicas que sin una solución para el sector se verían obligadas a cerrar.

En esta situación, y a la espera de que se apruebe el borrador diseñado por el Ministerio de Industria, la patronal de empresarios de minas de carbón cree que en Palencia y Asturias se va a pasar muy mal y entiende que la polémica política surgida a raíz de las actuaciones para el sector minero puede beneficiar al mismo y representar una oportunidad.

Por ello, ha reclamado al Gobierno que apruebe ya el real decreto de ayudas a la adaptación ambiental de las centrales térmicas que funcionan con carbón nacional para evitar un 2015 "catastrófico" en vista del consumo actual y de la incertidumbre.

Asimismo, ha señalado que a pesar de que el borrador recoge una producción máxima de 5,2 millones de toneladas, por debajo de las más de 6 contempladas inicialmente, la patronal prefiere en este contexto que salga adelante "dejando atrás la lucha" para elevar esta cantidad.

El último borrador que ha trascendido sitúa las ayudas a la desnitrificación en 90.000 euros por megavatio, una fórmula que según Carbunión tendría sentido y éxito si va de la mano con una bonificación del céntimo verde al carbón comunitario ya que la orden sola va a generar problemas y las eléctricas van a rebajar la cifra de tonelaje.

La propuesta del Ministerio de Industria, Energía y Turismo eleva a un máximo de 450 millones el apoyo máximo, por encima de los 365 millones que baraja la patrona minera, y que se explica en que el Ejecutivo ha contemplado para este cálculo todas las centrales, entre ellas la central térmica de Anllares, que posiblemente no se va a acoger a la medida, y Compostilla 2.

"Hay muchos están interesados en que el carbón nacional no existiera", señala Martín, que subraya que de no existir entrarían al sistema ciclos combinados más caros y subiría el precio del "pool".

En este sentido, añade que a la hora de hacer pagos por capacidad lo más barato son las inversiones por el carbón antes que poner en marcha nuevos ciclos combinados a 720-750 euros/Kw.

Si no se hacen las inversiones que se requieren, la potencia térmica del carbón pasará de 9,860 a 4.860 MW.

Tras la directiva europea que fija para 2018 el cierre de las minas, Carbunión reclama un nuevo plan de cierre sólo para las minas que cierren, sacar del plan de cierre los cielos abiertos y minas subterráneas que no cierren, buscar una compatibilidad de las ayudas del pasado para sectores en reestructuración.

En 2014 la producción ascendió a 3,78 millones de toneladas, la cifra más baja de los últimos años. De este importe total, 1,08 millones de toneladas correspondieron sólo a Castilla y León.

Un total de 8 centrales térmicas que suman 4.038,8 MW podrían acogerse a este orden, lo que elevaría a 5,2 millones de toneladas el tonelaje máximo.

Y es que, a cierre de mayo las ventas no superan la cifra de 1,1 millones de toneladas y se espera que acaben el año con 2,5 millones de toneladas. Una cifra que contrasta con los 6,15 millones que se contabilizaron en 2012.