Alcoa acepta escuchar ofertas para Avilés y La Coruña a cambio de negociar los despidos

Alcoa acepta escuchar ofertas para Avilés y La Coruña a cambio de negociar los despidos
El comité de empresa de la factoría de Avilés posa con su pancarta justo antes de reunirse con los representantes de Alcoa. / IÑAKI MARTÍNEZ

El comité de Avilés recela de la petición que hace la multinacional, que asegura no haber recibido ninguna propuesta «sólida» hasta el momento

LAURA CASTRO GIJÓN.

Era la tercera reunión que el comité de Avilés -el de La Coruña volvió a ausentarse- mantenía con los representantes de Alcoa en Madrid y esta vez iban dispuestos a sacar algo en claro, aunque fuera poco, del encuentro. Así, sin olvidar que su objetivo principal es conseguir que la multinacional retire el ERE, le plantearon la posibilidad de estudiar alternativas para la viabilidad de las dos plantas. Tras estudiar la opción durante un receso, la empresa decidió abrir la puerta a estudiar posibles ofertas «sólidas» para las dos factorías y a ampliar, mientras tanto, el plazo de negociación de los despidos colectivos -finalizaría el próximo día 30 de noviembre. «Si hay una parte interesada con una propuesta sólida y viable, Alcoa está abierta a escucharla y valorarla. Si bien hasta ahora no hemos recibido ninguna», señaló la empresa.

No obstante, no lo hará 'gratis', pues exige a cambio la constitución de la mesa de diálogo del ERE, una condición que Alcoa ya marcó como línea roja desde que presentó el expediente en la Dirección General del Ministerio de Trabajo el pasado 31 de octubre. Aunque el plazo de negociación avanza igual sin ella, según se explicó tras las dos anteriores reuniones, la empresa insiste en su importancia para «minimizar en la medida de lo posible el impacto que pueda ocasionar a los trabajadores el cierre de ambas plantas» y para lo cual propone un plan social, que hasta el momento no se ha concretado.

Más

El encuentro no ha sido todo lo positivo que esperaba el comité avilesino, pues insisten en que se levante el ERE y Alcoa se siente en una mesa con el Gobierno central que «es el que tiene capacidad para tratar estos temas». Así lo aseguró José Manuel Gómez de la Uz, presidente del colectivo sindical que representa a los trabajadores de la planta de Avilés, quien señaló que «algo ha cambiado, pero tampoco podemos pensar que es un avance salvaje». De hecho, incidió, «la única deducción es que Alcoa no está negada en banda a una posible solución para las plantas». Al menos no, como hasta ahora, pues la compañía estadounidense insistía al término de las dos reuniones anteriores que solamente negociarían las condiciones de los despidos de los casi 700 trabajadores.

El comité de Avilés, que se niega por el momento a valorar el resultado de este tercer encuentro, se mantiene firme e insiste en que la prioridad sigue siendo la misma: la retirada del ERE. Estudiarán el planteamiento de los representantes de Alcoa, quienes ya les han emplazado a una nueva reunión en Madrid para el jueves de la próxima semana.

A por el mejor resultado

Los representantes de la planta de Avilés aprovecharon también el encuentro de ayer para conocer cuáles eran las intenciones de la multinacional de cara a la próxima subasta de interrumpibilidad, que tal y como confirmó el Ministerio de Industria se celebrará los días 10 y 14 de diciembre. La multinacional se limitó a explicar que «todavía no hay ninguna decisión tomada», aunque se comprometió a ir a la misma «de buena fe» con las tres plantas para lograr «el mayor número de bloques posible». Su respuesta no calmó del todo la preocupación del comité que teme que Alcoa puje para perjudicar a las dos factorías que pretende cerrar. Este fue el motivo por el que reclamaron, en numerosas ocasiones, al Gobierno central que prorrogara la actual, al menos, hasta que el conflicto con la multinacional estuviera resuelto.

El Ejecutivo, en cambio, optó por adelantarla y fijar la fecha para el próximo mes con la finalidad de calmar la inquietud energética de las industrias electrointensivas. Sin embargo, apenas ha modificado los términos en los que se desarrollará la subasta respecto a las anteriores. Volverán, de hecho, a subastarse 2.600 MW en diferentes lotes, presumiblemente de 40 y de 5 MW, al igual que en la que se llevó a cabo entre los días 21 y 23 de mayo, en la que participaron 123 pujadores y se asignaron 345 lotes, con una media ponderada de 105.863 euros por MW y año.

Síguenos en:

 

Fotos

Vídeos