Arcelor advierte a los sindicatos de que el primer semestre será negativo para las plantas asturianas

Las instalaciones de ArcelorMittal en Gijón./E.C.
Las instalaciones de ArcelorMittal en Gijón. / E.C.

La multinacional traslada también su preocupación por el precio disparado de los derechos de emisión de CO2

NOELIA A. ERAUSQUIN y EUROPA PRESSGijón

Los buenos resultados de Arcelor en 2018 no se esperan igual de positivos en 2019. Así lo advirtieron hoy los directivos de la multinacional en España a los representantes de los trabajadores, con los que se reunieron para abordar la negociación del VII Acuerdo Marco, documento que rige las relaciones laborales en la mayoría de plantas del grupo en España.

La contribución de las plantas asturianas al grupo ha sido positiva el pasado ejercicio, con un Ebitda (beneficio bruto de explotación) por encima de lo presupuestado, alcanzando los objetivos financiero, incluso con recortes de producción en algunas instalaciones para reducir costes. Este es el argumento que utilizarán los sindicatos para reclamar mejoras en las condiciones de los trabajadores. Por contra, la multinacional alegará sus malas previsiones para 2019.

Otro de los temas que más preocupan son los costes por el derecho de emisión de CO2, disparados hasta rozar los 50 euros por tonelada de acero, según trasladaron también a los sindicatos. Fuentes del grupo siderúrgico que recoge Europa Press, subrayan que «no se puede evitar la emisión porque básicamente viene de los hornos altos y el proceso de alto horno alto emite CO2».

«Es un tema que preocupa bastante para ver cómo va evolucionando en una situación de mercado todavía un poco débil en el primer trimestre», han apuntado.

El grupo, según las citadas fuentes, está invirtiendo, innovando y estudiando proyectos para reducir esa emisión y poder capturarla y convertirla por ejemplo en bioetanol o transformarla en CO y llenarlo de nuevo. «No solo los hornos altos, hay una serie de proyectos en marcha pero que necesitan un desarrollo y que pasará un tiempo antes de ver su efectividad», indican.

Pero mientras tanto el precio de la tonelada de CO2 sigue subiendo y eso está poniendo «un poco en riesgo» las inversiones futuras en hornos altos y demás.

La incertidumbre en relación a la industria del automóvil también afecta a la multinacional. «Hemos tenido la línea de galvanizado parada en diciembre porque no estaba entrando la cartera de pedidos, hay todavía bastante incertidumbre», han admitido.

Beneficios de ArcelorMittal

El mayor grupo siderúrgico mundial, ArcelorMittal, obtuvo en 2018 un beneficio neto de 4.531 millones de euros, un 12,7 % más que en 2017, ejercicio en el que ganó 4.020 millones de euros, según informó hoy la compañía en un comunicado. El beneficio bruto de explotación, denominado ebitda, creció un 22,1 %, hasta los 9.034 millones de euros, mientras que las ventas ascendieron a 66.914 millones de euros, lo que supone un incremento del 10,7 %.

Estos resultados positivos se enmarcan en una ligera recesión, del 0,6%, en la producción mundial del acero y en las malas perspectivas del sector en Europa para 2019. No en vano, la planta asturiana arrastra en los últimos meses problemas en las las líneas de hojalata y galvanizado, que ya han sufrido paradas temporales a causa del descenso de los pedidos.

Precisamente hoy comienza la negociación del Acuerdo Marco entre sindicatos y empresa. Y es previsible que estas cuentas servirán como arma arrojadiza entre ambas partes. Así, los trabajadores usarán estos resultados como elemento de presión para pedir subidas salariales y mejoras en las vacaciones mientras que la empresa pondrá de manifiesto la pérdida de su posición competitiva de las instalaciones asturianas.

Por otro lado, ArcelorMittal ha anunciado un programa de recompra de acciones por un importe máximo de 99,8 millones de euros. Los títulos, que serán adquiridos entre el 11 de febrero y el 31 de diciembre, se utilizarán para cubrir el programa de acciones para empleados.

El consejero delegado y presidente del Consejo de Administración de la empresa, Lakshmi N. Mittal, consideró 2018 un año «de positivo dinamismo» marcado por «importantes avances estratégicos y financieros». «En una satisfactoria coyuntura de mercado, la sociedad generó sólidos resultados financieros, consiguiendo una sustancial mejora de la rentabilidad», comentó. Además, aseguró que la compañía también ha reforzado «considerablemente» su balance financiero en los últimos años y que ha recuperado su calificación crediticia de grado de inversión.